Testimonio de médicos y víctima del atentado en Pulse

Una víctima comentó lo que se vivió dentro de la discoteca Pulse en Orlando.

Por efe

Seis de los heridos en la discoteca Pulse de Orlando (EE.UU.) por el joven que este domingo disparó indiscriminadamente dentro de ese club gay siguen en estado crítico, informó hoy, 14 de junio del 2016, el cirujano Michael Cheatham.

En una rueda de prensa ofrecida por más de una decena de médicos y enfermeras de la organización Orlando Health, que administra el Centro Médico Regional al que fueron llevados la mayoría de los heridos en Pulse, Cheatham dijo que todavía hay 27 personas que siguen hospitalizadas.

De ellas seis están en estado crítico, cinco en estado reservado y 16 estables, dijo el cirujano jefe.

“Estamos contentos de que nadie haya sucumbido a sus heridas” en el primer día, dijo el cirujano jefe, quien subrayó que están haciendo todo lo posible “para que se mantenga así”.

Otro de los médicos presentes, Joseph Ibrahim, describió el área de traumatología del hospital el día de la matanza como un campo de batalla con personas heridas en el pecho, el abdomen, la pelvis y todo el cuerpo en cada esquina, mientras las enfermeras contaban cómo los heridos iban llegando al hospital sin parar.

“Era una escena de guerra”, subrayó Ibrahim.

El cirujano jefe explicó que en minutos tuvieron que pasar de dos a seis quirófanos para atender a todos los pacientes, no había un protocolo para algo así, pero el plan funcionó, agregó.

Cincuenta personas, incluido el presunto autor de la matanza, Omar Seddique Mateeen, un estadounidense de 29 años, quien estaba armado con un fusil de asalto y una pistola, murieron en la discoteca y otras 53 resultaron heridas.

También habló en la rueda de prensa el puertorriqueño Ángel Colón, sobreviviente del ataque a la discoteca, muy emocionado al relatar lo que vivió, como lo estaban los médicos y enfermeras que atendieron a los heridos en el momento de la emergencia y contaron su experiencia.

Colón dijo que el autor de la matanza parecía estar “disfrutando” cuando disparaba a diestro y siniestro en medio de una “noche latina” en Pulse que prometía gran diversión a sus asistentes.

“Algo está mal” cuando una persona puede entrar en una discoteca con esa clase de armas, agregó.

Cheatham dijo que los médicos son importantes, pero las enfermeras también y subrayó que las del Centro Médico Regional de Orlando son “las mejores del mundo”, lo que fue respondido con aplausos de los asistentes.

Lo ocurrido en la discoteca Pulse este domingo es la mayor matanza con armas de fuego de la historia de EE.UU. 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo