Cómo armar un CV si no tienes experiencia

Uno de los retos a los que se enfrentan los jóvenes que inician su vida laboral, es la falta de experiencia, y como cualquier postulante deben presentar una historia laboral

Por publimetro

Uno de los retos a los que se enfrentan los jóvenes que inician su vida laboral, es la falta de experiencia, y como cualquier postulante deben presentar una historia laboral, pero ¿cómo plasmar una trayectoria que no se tiene?, conoce cómo elaborar un currículum vitae (CV) superando este aspecto.

No hay reglas rápidas o definitivas para escribir un buen currículum , sin embargo existen algunas recomendaciones que te pueden facilitar la tarea.

Lo primero que tienes que hacer es enfocar tu primer currículum en logros escolares y objetivos laborales a futuro; de ese modo el reclutador identificará “tu afinidad” con el puesto que postulas.

La plataforma en Internet Jobomas brinda siete puntos importantes para elaborar este tipo de currículum en el que la experiencia queda en segundo término, y el objetivo se centra en describir la formación académica, conocimientos, habilidades y competencias adicionales que posees.

1. Haz un documento corto y breve.

Tengas o no experiencia, el currículum vitae debe incluir datos personales, formación académica, cursos relevantes, habilidades y conocimientos. Recuerda dividir secciones, de este modo, será más fácil de leer para los reclutadores.

2. Ten un correo electrónico profesional.

Tu dirección electrónica de la secundaria no es adecuado para tu vida profesional. Crea uno exclusivo para el trabajo y deja fuera apodos, frases chistosas, caricaturas o nombres ficticios. Por ejemplo, en lugar de “[email protected]” mejor utiliza “[email protected]”.

3. Actualmente tu presencia en la red importa y mucho.

Ya sea que tengas un blog personal, “Facebook” o “Twitter”, las redes sociales pueden ser una excelente manera de mostrar algo más de tus intereses y tu talento.

4. Menciona tus metas.

Tal vez no tienes experiencia laboral, o la tienes, pero no en tu área de estudio. Eso no significa que no tengas metas definidas e intereses particulares. Si estás estudiando contabilidad, por ejemplo, quizá te interesa el área fiscal.

Cuéntale un poco de ti al reclutador y dile por qué puedes ser un buen elemento, habla sobre tu motivación e interés por la industria. En lugar de escribir un objetivo laboral tradicional, opta por un perfil profesional.

5. ¡Véndete!

Cuando no hay mucho qué decir de la experiencia laboral; los logros académicos, el trabajo voluntario, las habilidades y conocimientos, son la mejor arma de venta.

Si eres estudiante o recién egresado, menciona la información destacada de tu vida académica, ya sea que hayas obtenido un reconocimiento, o tal vez tuviste algún proyecto a tu cargo y si creaste una propuesta innovadora, dilo, todo eso cuenta y sumas puntos a tu favor.

6. Destaca tus logros de la secundaria.

Cuando estudias la universidad o acabas de terminarla, tus estudios secundarios son relevantes si ganaste algún reconocimiento o premio, fuiste líder de algún grupo académico o deportivo, o si tienes una carrera técnica relevante para tu carrera.

7. Obtuviste una beca

Si has terminado la educación secundaria y quieres trabajar, el nivel secundario o la universidad es fundamental. Incluye logros o actividades destacadas. Recuerda que a mayor preparación, mejor salario, busca alternativas para terminar tus estudios mientras trabajas.

Recuerda que siempre se tiene experiencia en algo, todo es cuestión de buscar bien dicha experiencia y la encuentras.

La experiencia no implica un contrato laboral y tampoco la antigüedad mínima de un año. Hay muchas maneras de mostrar que has trabajado. Por ejemplo, el voluntariado cuenta como experiencia, aunque no recibas un sueldo, tu servicio social también debe ir en tu CV.

Si trabajaste un verano, medio tiempo en una cadena de comida, o en el negocio de algún familiar los fines de semana, inclúyelo.

Vía Andina

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo