¿Por qué nos gusta mordisquear a la persona que queremos?

Te presentamos la explicación científica de los mordiscos tiernos.

Por METRO

Al parecer, es más popular de lo qeu se cree ¿Algunas vez has sentido las irresistibles ganas de morder a tu pareja? También te puede suceder con bebés, mascotas, y todo lo que te enternece. Pero, ¿por qué?

Existe una razón y una explicación y no incluye que seas raro o que tengas hambre. Es la agresión-tierna que te asalta. Son tus emociones que se alborotan cuando el factor ternura te desborda.

Esas dos expresiones aparentemente contradictorias: “agresión” y “ternura” se conjugan para que recuperes el equilibrio. Es decir, es como una descarga. Y te sientes un poco aliviado después del mordisco, ¿no?

Es lo que estudiaron los investigadores y psicólogos de la Universidad de Yale, Oriana Aragon y Rebecca Dyer. La ternura es algo que sacude tu cuerpo -muchas veces, quieres agarrar o tocar eso que te conmueve. Si lo piensas algunos besos son como mordidas sin dientes, ¿no?

Y la ternura puede ser una emoción violenta si lo piensas, algo que te sucede de golpe. Estás trabajando en otra cosa, quizás distraído y recuperas la tensión cuando un compañero te pasa un video de un gato adorable. Suele estar asociado a nuestros instintos más parentales y a la necesidad de proteger; por eso, genera una agradable alerta.

Fuente: Batanga

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo