Las sales minerales que bondadosamente brotan del volcán Cotopaxi, es la fuente del sabor y la frescura del agua mineral San Felipe. Esta agua mineral proviene de los deshielos del coloso, ubicado en Latancunga.

Todo inició en 1928, cuando la empresa familiar "Fuentes San Felipe" empezó con el embotellado y distribución, aprovechando el agua natural que provenía de los deshielos del volcán.

Y es que las propiedades del agua mineral superan las expectativas. La concentración de minerales que ofrece es ideal y beneficiosa para quienes la consumen. La combinación de calcio, potasio y magnesio presente en agua mineral San Felipe favorece la digestión, previene el estreñimiento y no aporta calorías en tu dieta.

Además, es considerada como una excelente fuente de hidratación, necesaria para cumplir -por ejemplo- con los procesos del sistema inmune.

 

De Latacunga, hacia el mundo

Por su calidad, agua mineral San Felipe ha recibido varios reconocimientos nacionales e internacionales. Tras 92 años, desde que Eloy Alberto Sánchez Cañas adquirió los terrenos donde hoy se ubican las fuentes de agua mineral, San Felipe continúa con su compromiso de ofrecer calidad y sabor a los ecuatorianos y al mundo.

Está disponible a nivel nacional en los supermercados del país.

Loading...
Revisa el siguiente artículo