Tres claves para salvar la pintura del carro tras un accidente

Para salvar la pintura tras un accidente, es ideal acudir inmeadiatamente a un taller especializado. En caso de no ser posible, el golpe debe mantenerse totalmente limpio.

Por Eva Acosta

Tras un accidente vehicular, la pintura es la que mayor daño recibe.

Es importante que sea revisada y arreglada lo más pronto posible para evitar un mayor deterioro del carro.

Así que, la primera acción, luego de un suceso como este, es llevar el auto a un taller profesional.

Los expertos en el pintado automotriz no solo cuentan con el conocimiento necesario para realizar estos arreglos, también repararan daños mayores gracias al uso de productos especiales y el equipamiento adecuado.

“Cuanto mayor y más profundo sea el daño, más rápida debe ser la respuesta”, explica Andrés Arboleda, gerente de la unidad de negocio de pintura Automotriz de BASF para Colombia, Ecuador y Venezuela, quien añade que “para evitar que una leve imperfección se convierta en un daño grave, la prioridad es examinar los desperfectos de la pintura meticulosamente”.

A continuación, el experto comparte tres recomendaciones clave para salvar a tiempo la pintura del vehículo:  

  1. Si no puedes acudir a un taller inmediatamente, mantén el carro limpio: se debe evaluar si la superficie cuenta con suciedad u otros componentes que puedan generar en la carrocería algún grado de corrosión. “Hacer este análisis es importante, ya que permite detectar la suciedad acumulada y evitar el daño de la pintura y la oxidación de la superficie. Para eliminar tales manchas, es clave secar las superficies con toallas suaves o trapos de gamuza. Importante recordar que las luces no deben limpiarse con productos abrasivos o alcohol”, dice el experto.

 

  1. No permita que el carro sea polichado: evite hacerlo cuando el carro tiene un golpe, esto disminuye la capa protectora de la pintura. “Pulir o aplicar cera sin lavar la superficie, utilizar agua caliente y esponjas abrasivas o utilizar los mismos productos con los que limpiamos la casa o la ropa pueden decolorar y manchar la superficie, hasta causar daños a largo plazo. Lo mejor es siempre dejar a los especialistas ocuparse del daño“, concluye Arboleda.

 

  1. Acudir a talleres certificados: es conveniente elegir proveedores de servicios en carrocería y pintura certificados que garanticen excelentes resultados en la reparación. Es importante que trabajen con profesionales capacitados y con productos de repintado automotriz de calidad, ya que los accidentes hacen que la pintura pierda su protección original.

 

Es ideal que el taller trabaje con pinturas que permitan un acabado original, con garantía y en tiempos cortos.

“Un buen ejemplo son aquellas que usan tecnologías en pinturas a base de agua. En BASF, por ejemplo, contamos con productos de alta tecnología para el repintado automotriz, son eco-eficientes, cumplen con las leyes medioambientales más exigentes y son seguras para el personal del taller”, explica Arboleda.

Finalmente, es importante tener en cuenta que algunos compuestos químicos (solventes, queroseno, alquitrán de asfalto y limpiadores del hogar) pueden causar daños permanente a la pintura.

Este factor, sumado a las altas temperaturas que alcanza la superficie del vehículo, que en ocasiones puede llegar a los 60°C, acelera el proceso de deterioro, que afecta, no solo su apariencia, sino que además, reduce su protección.

Te puede interesar:

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo