“No soy una mala persona”: mató y descuartizó a una prostituta y guardó sus órganos en el congelador para comérselos “más tarde”

El hombre de 63 años dijo que el asesinato de la mujer fue “sin intención”.

Por Camilo Henríquez

Un pescador encontró el torso de una mujer en el lago Neusiedl y de inmediato se inició una investigación por parte de la policía tanto de Austria y Hungría, ya que éste se extiende por ambos lados de la frontera.

A los pocos días, lograron recuperar la cabeza y según los agentes los restos del cuerpo llevaban varios meses en el fondo del lago, señala The Sun.

Las pericias llevaron a los uniformados hasta la casa de un hombre de 63 años identificado como Alfred T, quien reconoció el asesinato.

El sujeto dijo que la mujer era una "conocida”, mientras la investigación indica que era una prostituta, y que habían ido a su casa para tener sexo, por lo que dejaba en claro que la había matado “sin intención”.

Alfred T dijo que le había pedido a la mujer que fuera “amable” con él y que lo besara, pero esta se rehusó y por eso reaccionó de forma violenta.

La prostituta habría empezado a gritar y según el sujeto “no podía soportarlo” por lo que tuvo que estrangularla para que se quedara callada.

“No soy una mala persona, solo quería que las mujeres me amaran pero no me trataron bien”, aseguró.

Luego, al revisar la choza que el sujeto tenía junto al lago en el que encontraron el torso y la cabeza, la policía descubrió dentro del congelador varios órganos. Alfred T dijo que los había guardado para comérselos “más tarde”.

El sujeto está detenido y podría pasar el resto de sus días en la cárcel. Con anterioridad, había estado 32 años en prisión por violar a su novia y atacar con un fierro a un hombre que en un momento pretendió salir con ella.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo