Una de las principales premisas que se debe considerar al momento de analizar la metodología de estudios es el horario: en el día o en la noche.

Según un estudio del portal Examtime.es, estudiar de noche es más provechoso pues la creatividad aumenta lo que permite asimilar conceptos y conseguir una mayor concentración.

Sin embargo, reflexionando sobre las razones objetivas sobre la mejor franja horaria para estudiar, hemos descubierto los siguientes beneficios para cada una.

En el día:

  • Tras una buena noche de descanso, es bastante probable que durante el día tengamos más energía y que nuestra capacidad de concentración sea mejor.
  • Si estudiamos durante el día seguiremos el ritmo de trabajo de la mayoría del mundo: estudiar durante el día, dormir durante la noche.
  • La mayoría de la gente es localizable durante el día. Así, te resultará más fácil comunicarte con compañeros si tienes alguna duda que consultar o con tus profesores para ir a una tutoría.
  • La luz natural hace que nuestra vista sufra menos. La luz artificial daña nuestra vista más y puede afectar nuestro ritmo de sueño.

En la noche:

  • Si alguna vez has ido a una biblioteca de noche, habrás notado que están semivacías a partir de cierta hora, por lo que la mayoría de recursos de la universidad estarán a tu disposición.
  • Durante la noche existen menos distracciones que durante el día. La mayoría de la gente duerme y ni las redes sociales te podrán alejar de tus estudios.
  • Es cierto que las cosas se ven distintas de día y de noche. La noche puede incrementar tu capacidad creativa y ayudarte a ver conceptos con un punto de vista distinto.
  • Podrás conseguir un trabajo que te ayude económicamente a ti y tu familia. Solventarás tus gastos y te permitirá tener libertad económica.
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo