Los estudiantes más ambiciosos se copian más que los vagos

Descubrieron con este método 78 casos en los que los estudiantes habían hecho trampa, y casi la mitad de los casos provenía de estudiantes que ya habían cometido una infracción académica similar anteriormente.

Por Agencias

El prejuicio en relación a los estudiantes considerados vagos es constante ¿De qué se trata? Se cree que a la hora de un examen, este sector estudiantil es el que probablemente copie para pasar el año. Sin embargo, un estudio dice lo contrario.

Según una nueva investigación realizada por la Universidad de Guelph en Ontario, Canadá, es más probable que sean los alumnos más ambiciosos y competitivos los que se copien durante una prueba.

Los investigadores realizaron este estudio luego de que se sospechara que "algunos alumnos estaban alterando exámenes escritos ya entregados y presentándolos nuevamente para obtener notas más altas, y por ende comprometiendo la integridad de nuestro método de evaluación primario", según aseguraron los líderes en el paper.

Esto ocurría ya que los profesores les entregaban los exámenes ya calificados para que los alumnos puedan verlos y hacerles preguntas posteriormente.

Si el profesor se había equivocado, los estudiantes podían pedir que se corrijan nuevamente, pero algunos decidieron alterar las pruebas para que se califiquen nuevamente y así obtener un puntaje más alto.

De esta manera, el equipo de investigación escaneó más de 3600 exámenes originales de 11 cursos de estudiantes de grado para determinar qué tan frecuente se cometía una falta de ética académica.

Analizaron, además, 448 pruebas que se habían presentado nuevamente con agregados o escritos eliminados con respecto a los originales.

Descubrieron con este método 78 casos en los que los estudiantes habían hecho trampa, y casi la mitad de los casos provenía de estudiantes que ya habían cometido una infracción académica similar anteriormente.

Se reveló también que la diferencia entre "tramposos" hombres y mujeres era insignificante, por lo que no parece haber diferencia entre los sexos a la hora de copiarse o engañar a los profesores.

Dos tercios de los casos se dio en aulas con cursos más difíciles, en los que se inscriben los alumnos más motivados, ambiciosos y competitivos.

Nuestros resultados apuntan a que los estudiantes más competitivos, como grupo específico, son los que más probabilidades tienen de hacer trampa, y no hay ninguna indicación de que los hombres lo hagan más que las mujeres", aseguraron.

Tradicionalmente es muy difícil obtener estadísticas certeras y confiables sobre este tipo de infracciones, ya que la mayoría de los estudiantes no lo admitiría nunca.

Fuente: Infobae

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo