Tecnología estaría perjudicando nuestra capacidad de estar solos

Un estudio realizado por el psicólogo Reed Larson mostró que los adolescentes que pasan tiempo solos tienen menos probabilidades de estar deprimidos.

Por Metro Ecuador

Varios estudios han demostrado los beneficios de la soledad y los perjuicios que la tecnología podría tener en nuestras vidas.

Uno de los experimentos fue con niños en un campamento de verano libre de dispositivos móviles. Los resultados demostraron que los niños se hicieron más empáticos después de pasar un tiempo desconectados.

“No tienes nada que hacer, pero puedes pensar en voz baja y hablar con tus amigos”, dijo un chico.

De igual forma, un estudio realizado por el psicólogo Reed Larson mostró que los adolescentes que pasan tiempo solos tienen menos probabilidades de estar deprimidos, son mejores en la escuela y se sienten menos conscientes cuando están solos.

Infobae, recogió declaraciones de expertos obre el tema. Entre ellos, Sherry Turkle, el científico social que ha llevado a cabo algunas de estas investigaciones, dice que “nos encontramos a nosotros mismos” gracias a la soledad.

De igual forma, la idea sobre los beneficios de la soledad se destacan en un nuevo libro reflexivo, Lead Yourself First, escrito por el juez federal Raymond M. Kethledge y el director general del Centro de Carácter y Liderazgo, Michael S. Erwin. El documento cuenta las historias de muchos líderes inspiradores que, a lo largo de la historia, confiaron en la soledad en momentos cruciales de sus vidas, desde Winston Churchill y el Papa Juan Pablo II hasta Martin Luther King Jr. y Aung San Suu Kyi.

A través de la meditación, la oración y la escritura, estos líderes refinaron sus pensamientos, encontraron inspiración y desarrollaron el valor moral. Dwight D. Eisenhower, por ejemplo, escribió varias memorias para aclarar su pensamiento en la víspera del Día D, mientras que Jane Goodall descubría los hábitos sociales de los chimpancés (y su notable semejanza con los seres humanos) cuando exploraba sola el Parque Nacional Gombe Stream de Tanzania.

Sin embargo, en el artículo se destaca que a medida que nuestras vidas se vuelven más conectadas, hay pocos lugares a los que podemos ir y estar realmente solos.

Por ejemplo en un vuelo. Hasta no hace mucho, los aviones eran santuarios desconectados donde no tenías nada para hacer excepto leer, soñar dormido o despierto. Pero ya no es así. En un viaje que hice recientemente, un adolescente, estaba viendo una película en una pantalla y jugando en otra, mientras que un hombre estaba trabajando en su laptop, otro estaba mirando Facebook en su teléfono inteligente y un pasajero miraba un programa de televisión frente a su asiento. Podemos estar “solos”, pero en realidad no lo estamos.

Se ha dedicado mucha atención a cómo la tecnología está dispersando nuestra atención y corrompiendo nuestras relaciones, pero poco se habla sobre cómo está perjudicando nuestra capacidad de soledad. Estamos tan sobreestimulados que el ser humano se ha vuelto insoportable (una serie de estudios realizados a partir de 2014 concluyó que la gente prefería darse descargas eléctricas antes que estar sentada en una habitación de 6 a 15 minutos). En el laboratorio nos sorprendemos y en la vida real buscamos nuestros teléfonos en una sala para estar conectados (también si estamos manejando).

Pero para vivir una buena vida y convertirnos en individuos maduros debemos contentarnos con estar solos con nuestros propios pensamientos. Eso es porque la única manera en que podemos llegar a entender quiénes somos y pensar en las decisiones críticas sobre nuestras vidas es a través del autoexamen que se produce durante la soledad.

Con información de Infobae

Te puede interesar:

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo