Estilo de Vida

Difícil tener una dieta en fiestas

Durante estas festividades es muy complicado mantener una dieta. Sin embargo, llegar al sobrepeso puede causar graves problemas a su salud. Las cifras hablan por sí solas.

Una alimentación saludable ayuda a las personas a evitar la malnutrición y enfermedades no transmisibles como la diabetes o cardiovasculares.

Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en todo el mundo. Cada año fallecen más personas por enfermedades cardiovasculares que por cualquier otra causa, según un reporte de enero del 2015 de la OMS (Organización Mundial de la Salud). En Ecuador, según datos del INEC (Instituto Nacional de Estadísticas y Censos del Ecuador), en el 2014 se reportaron casi 12.000 muertes por enfermedades del corazón, el 51,68% de las víctimas son hombres, mientras que el 48,32% son mujeres.

En cuanto a la diabetes, según cifras de la OMS, en 2014, el 8,5% de los adultos (mayores de 18 años) tenía este mal. En 2012 fallecieron 1,5 millones de personas como consecuencia directa de esta enfermedad. En Ecuador, según información del Anuario de Nacimientos y Defunciones publicado por el INEC, en 2013 se registraron 63.104 muertes por diabetes mellitus y enfermedades hipertensivas. La principal causa de defunción en las mujeres es la diabetes mellitus con 2.538 casos.

Las principales causas de padecer estas enfermedades son las dietas malsanas, la obesidad y la inactividad física. En 2014, más de 1900 millones de adultos tenían sobrepeso, de los cuales, más de 600 millones eran obesos en el mundo.

La ingesta calórica debe tener relación con el gasto calórico. La OMS indica que las grasas no deberían superar el 30% de la ingesta calórica total para evitar un aumento de peso. Con respecto al azucar se recomienda limitar el consumo de azúcar libre a menos del 10% de la ingesta calórica total (2, 5). En cuanto a la sal se debe consumir por debajo de 5 gramos diarios.

Consumo alimentario de los ecuatorianos

ENSANUT-EC (Encuesta Nacional de Salud y Nutrición), revela que el 6.4% de la población nacional presenta un consumo inadecuado de proteína y también de carbohidratos con el 29,2% que supera la recomendación máxima establecida para la prevención de la obesidad y enfermedades cardiovasculares, esto es superior en personas de bajos ingresos económicos que viven el áreas rurales del país y en la población indígena y montubia. Mientras que el resultado de consumo de grasas revela que se encuentra asociado con la urbanización, la cual, es mayor en áreas más desarrolladas del país y con el sector de mayor ingresos económicos.

Con respecto a los carbohidratos, el arroz, el azúcar y el pan son alimentos que contribuyen en mayor proporción a su consumo diario. El consumo de arroz es mayor en la Costa rural. Pero la papa es mayor en la Sierra urbana y rural.

Con respecto a las grasas ENSAUT-EC muestra que el aceite de palma es el alimentos que más contribuye al consumo diario de grasa total y grasa saturada a escala nacional, aportando un 20% del consumo diario de grasas totales a nivel nacional.

Y en cuanto al consumo de frutas y verduras, la OMS recomienda consumir mínimo 400 g de frutas y verduras al día (5 porciones) para la prevención de enfermedades crónicas no transmisibles, pero su ingesta en Ecuador en hombres y mujeres no llega a los requerimientos internacionales.

Pero los ecuatorianos también tienen sus prácticas específicas al momento de la alimentación en la época navideña.

Las cenas de Navidad de los ecuatorianos

Julia Helena, ha sido parte de numerosos estudios internacionales que han permitido entender el momento que viven los latinoamericanos con respecto a sus creencias. Lanzó el libro ‘Así somos los ecuatorianos’ una investigación que determina varios parámetros para definirlo.

Ella nos habla sobre cómo somos los ecuatorianos a la hora de comer en la época navideña.
Julia Helena afirma que las cenas ahora tienen un cambio, son más prácticas, compartes la comida, se hace una fiesta evitando la carga a una sola persona, como se lo hacía antes.

“Al ecuatoriano le gusta comer, disfruta de ese momento con la familia, existe un enlace emocional de comida- familia-compartir”.

También nos explica que en la época navideña es complicado llevar una dieta balanceada porque es un tiempo en el que se privilegian las golosinas, ricas en grasas y azucar, (según estadísticas del INEC, en Navidad los ecuatorianos gastan más en galletas y caramelos, 4.522.184,6 y 1.211.409,0 respectivamente).

Esta fiesta es tan intensa y tan valorada que tiene su propio código alimenticio, no comes lo mismo que en el resto del año. Ese código inclusive tiene una crómatica, por ejemplo el color dorado, que nos hace pensar en cosas crujientes como nueces, el café está relacionado con el pavo, el cerdo y el pastel de navidad, por su parte el rojo, con los frutos como las cerezas, el vino y el verde que está más relacionado con los adornos o especias.

En las cenas navideñas se realizan cosas bastante elaboradas y sazonadas porque es un tiempo donde cocinar se vuelve un ritual.
Se busca hacer algo especial, algo que impacte, para los ecuatotianos es la cena más importante y elegante del año.

Tags

Lo Último


Te recomendamos