Estilo de Vida

Chinos compran aire enlatado a australianos.

Una empresa enlata aire y lo vende a personas que luchan contra la contaminación en Asia.

John Dickinson y Theo Ruygrok son los co-fundadores de ‘Green and Clean Air’, una empresa con sede en Australia que enlata aire y lo vende a personas que luchan contra la contaminación en Asia.

Se les ocurrió la idea hace un año, después de que Ruygrok mirara al cielo y reflexionara acerca de la diferencia en la calidad del aire cuando regresó a la tierra del Koala proveniente de China. “¿No sería genial si podemos tomar un poco de este aire y llevarlo a China?”, preguntó Dickinson.

Poco después comenzó a trabajar con el objetivo de recoger aire de los lugares emblemáticos de Australia. Hoy en día, la empresa recolecta aire desde múltiples sitios bellos incluyendo las Montañas Azules, Bondi Beach, Tasmania y la Costa de Oro e incluso de su vecino Nueva Zelanda. Una lata cuesta poco menos de $20 cada uno.

Dickinson, por su parte, dijo que quería compartir su pedazo de paraíso – Australia – con los no tan afortunados. “Nos encanta vivir aquí. Usted no tiene que viajar muy lejos en el mundo para darse cuenta de que vivimos en el paraíso aquí”, afirmó.

El dúo aspira el aire en latas desechables utilizando lo que ellos llaman “la cría de aire móvil”. La tecnología, permite 130 a 140 respiraciones profundas. Simplemente se usa la mascarilla de plástico unida a la nariz y la boca para respirar el aire.

“Podemos tomar esas unidades en cualquier lugar que queremos y bombear aire desde cualquier lugar”, explicó indiferente Dickinson. “No se trata sólo de $300 compresor, en realidad es una máquina especialmente construida. El reto es que queremos sacar el aire del ambiente real de donde estamos y capturarlo tal como es”.

No es de extrañar que China, con niveles de contaminación terribles en algunas ciudades como Beijing, es el desdichado objetivo para este extraño producto. A finales del año pasado, el nivel de alerta de la contaminación de Pekín se elevó a naranja, el nivel más alto en la historia. Los residentes se ahogaron en la niebla de smog.

Dickinson dijo, sin mencionar el acceso a los más pobres, que el producto está dirigido a la clase media emergente China porque esos clientes están muy interesados en productos que pueden mejorar su salud y bienestar.

Un consumidor del producto, Vivian Zhou declaró: “La contaminación del aire es muy pesada en China por lo que a todos nos gusta el aire puro de Australia”. Yo compro australiano para mis clientes”.

El fenómeno no es exclusivo de Australia, empresarios de regiones montañosas de China, recientemente comenzaron a vender bolsas de plástico de aire para habitantes de las ciudades. Mientras que la empresa canadiense ‘Vitality Air’ vende aire enlatado de Banff, de Alberta, el y el lago Louise en el Parque Nacional de Banff a China en el 2015.

Tags

Lo Último


Te recomendamos