Estilo de Vida

Debemos dormir desnudos por salud, según la ciencia

El sistema digestivo, el nervioso, el cerebro y la piel, entre las parte de nuestro organismo que se benefician cuando dormimos desnudos.

Cuando dormimos, la temperatura de nuestro cuerpo desciende,  también baja la presión sanguínea. Estos dos hechos ayudan al organismo a descansar y activan el sistema digestivo, para que haga mejor su trabajo. Y no solo eso, el sistema nervioso también reposa y el cuerpo segrega hormonas como la prolactina, las gonadotropinas, la hormona folículo-estimulante, la hormona luteinizante y la hormona estimulante del tiroides.

VER: ¿Qué cosas tienen en común el sexo y el sueño?

Todas estas sustancias son básicas para regular el metabolismo, el crecimiento y la regeneración de tejidos. Es decir, ocurre una ola de reparaciones y ajustes que es necesaria para que podamos rendir al día siguiente en condiciones. 

Al dormir desnudos estaremos contribuyendo a que ese enfriamiento del cuerpo se produzca de una manera más rápida y sin interferencias. La comodidad será mayor y por lo tanto, el sueño será más profundo: la circulación sanguinea se producirá sin la oposición de una camiseta ceñida o de un pantalón, y todo el proceso hormonal anteriormente descrito se producirá con más facilidad.

TE PUEDE INTERESAR: 5 datos científicos que mejoran el sexo con tu pareja

Además, utilizando la piel como único pijama podremos entrar en capas de sueño más profundas con una mayor rapidez. Y no solo eso. Un estudio publicado en 2014  demostró que dormir a más baja temperatura (sin el calor de la ropa, por ejemplo), ayudaba al cuerpo a activar el tejido adiposo marrón. El metabolismo de los lípidos en este tejido genera calor en el proceso conocido como termogénesis: la grasa se va quemando para cubrir las necesidades energéticas del organismo. Es decir, que al dormir desnudos se quema más grasa acumulada.

Tags

Lo Último


Te recomendamos