Recuerdas al perro de Beethoven, conoce su historia

El San Bernardo se llamaba Chris en la vida real

Por Metro Ecuador

Astuto, ágil, y sobre todo un gran amigo. Esas son las características que definen a uno de los perros más famosos del cine y la televisión: Beethoven.

Este querido can, un San Bernardo llamado Chris en la vida real, nos lleva hoy a echar un vistazo al año de 1992, cuando aun siendo un cachorro y escaparse de una perrera, fue adoptado por la familia Newton, a pesar de que el jefe de la familia, George, al principio no estuvo de acuerdo con la idea.

Pero fue cuestión de tiempo para que Alice, Ryce, Ted y la encantadora Emily lo convencieron de no era una simple mascota sino un miembro de la familia.

Este simpático personaje nos regaló una doble entrega, estando la primera basada en la adaptación a su nuevo hogar y la manera en cómo, poco a poco, favorecía a cada uno de los miembros de la familia, ya sea barriendo a los estafadores que quisieron aprovecharse de George, los abusadores del colegio de Ted, salvar a Emily de ahogarse en una piscina o, en un caso más emocional, llevar a Ryce hasta el chico que siempre le llamó la atención.

En una segunda película, Beethoven comienza a experimentar sentimientos con otra canina: Mina, quien estando bajo el poder de unos malvados dueños (Regina y Flavio), logra escaparse en par de ocasiones para formar con Beethoven la sorpresa: cachorritos, quienes con sus travesuras se ganaron el cariño de todos los que vieron esta inolvidable historia.

El perro obtuvo tanta fama en sus películas que a medida que paso el tiempo fue explotado por las industrias cinematográficas cuatro veces mas llegándose a contar como 5 películas ultimas de la cuales tuvieron desastrosa fama mundial.

Sin embargo y ya viejo Beethoven no tendría tan buen final como en las películas en la que logro la fama, un sábado 19 de Junio del 2011 una voluntaria, paseando un perro del refugio por un camino forestal, vio una cuerda atada a un árbol que se perdía en la maleza.

Al final de esa cuerda estaba lo que quedaba de Beethoven, el perro por aquel entonces contaba con 10 años y fue dejado por su propietaria el 24 de abril, con la intención de que los voluntarios lo encontrasen y diesen cobijo. Aparentemente, el perro murió allí devorado por las alimañas. Le arrancaron la cabeza, le vaciaron el cuerpo y le rompieron las mandíbulas. El perro no tuvo escapatoria ninguna. Primero por estar atado. Segundo por el lugar donde nadie podía ayudarle. La intención fue que los voluntarios lo encontrasen, pero se equivocaron de camino.

Joe Pichler, el joven actor que interpretaba al dueño del animal en la película, se cree que corrió la misma suerte ya que al dia de hoy se encuentra desaparecido y se cree que se suicido.

Loading...
Revisa el siguiente artículo