Leblanc: "Es imposible separarme de Joey"

Leblanc, conocido mundialmente como el Joey de Friends, revela que, además de protagonista, como productor tiene mucho que decir en el desarrollo de la serie que estrena Warner Channel hoy en prime time.

Por Metro Ecuador

Es la última escena del día en el set de Un hombre. Un plan (Man with a plan) la nueva comedia de Matt Leblanc.

El actor baja las escaleras que dan a la sala de su casa televisiva y encuentra a su hijo en la ficción, Teddy (Matthew McCann), sentado solo en el sofá jugando con sus amigos a través de la computadora. Cuando ganan les dice  “choquen esos cinco” mientras hace el gesto en el aire, cosa que, como está escrita, debe irritar al padre. La toma se siente un tanto plana, y de inmediato Leblanc, luego de consultar con los libretistas sentados frente al escenario, le indica algo al actor de 10 años. Se repite la escena, y Leblanc finaliza tomándole la mano al niño y le dice: “¡Así se chocan los cinco!”.

Leblanc, conocido mundialmente como el Joey de Friends, revela que, además de protagonista, como productor tiene mucho que decir en el desarrollo de la serie que estrena Warner Channel hoy en prime time.

“Estuve involucrado en el casting, en el concepto, y cada semana tengo que ver con la evolución de la historia.  Me reuní con Jeff y Jackie Filgo (creadores de That ’70s show) varias veces y conectamos. Tuvimos ideas similares, escribieron el piloto como en una semana, y era exactamente lo que hablamos”, relata el también ganador del Globo de Oro por interpretarse a sí mismo en Episodes.

El resultado es una comedia que rememora a las producidas en décadas pasadas, en la que Leblanc es Adam Burns, un contratista que debe encargarse de sus tres hijos menores cuando su esposa Andi (Liza Snyder) decide regresar al trabajo.

-¿Qué tan cómodo se siente encarnando por primera vez el papel de un padre?

-Tengo una hija y ya tengo 49. Quería regresar a la televisión. Me tomé unos cinco o seis años de receso y luego hice Episodes que son sólo 9 capítulos al año, y quise trabajar más. Me di cuenta de cuánto lo extrañaba. Escuché muchas ideas. Quería probar algo completamente diferente, porque como padre me han sucedido muchas cosas graciosas. Los niños son brutalmente honestos, no tienen filtro, y muchas cosas chistosas salen de eso. Es un área que quería explotar como actor, la idea de hacer reír con eso.

-¿El peso del éxito de Friends lo persigue en cada proyecto que asume?

-Friends dejó una vara muy alta en términos de presión para los actores que estuvimos en ella. Siento presión por todo lo que hago, así que estoy acostumbrado.  Una vez que el show está hecho y sale al aire está fuera de nuestro control. Debemos hacer el mejor trabajo posible dentro de estas paredes, y enfocarnos en eso. Un amigo me dio un gran consejo hace tiempo: “No te preocupes por cosas que están fuera de tu control, porque eso te ahorra mucho tiempo en la vida”; así que me preocupo por cosas como cuál es el remate gracioso de un chiste.

No es que Leblanc desee distanciarse del Joey que lo dio a conocer.

“Estoy muy orgulloso de los 10 años que pasé haciéndolo. Es imposible separarme   de Joey. La gente siempre me va a recordar por ese personaje, lo cual es maravilloso”, asiente. “Pero es un personaje que está encapsulado, porque lo hice del 94 al 2004, y ahora estamos haciendo esto; es un nuevo capítulo para mí, nunca he interpretado a alguien en una relación”.

-¿Un hombre. Un plan es una comedia clásica?

-Tiene los componentes para serlo, pero da la sensación de no estar marcada por una época. Los temas son la familia, el amor, la confianza, un poco de decepción aquí y allá, alguien que dice una mentira blanca que se torna una bola de nieve…  son tramas con las que es muy fácil identificarse, ahora si eso la hace una comedia clásica, no lo sé.

-Como las comedias de la década de los 90.

-Hay programas que son graciosos, pero no tienen corazón ni sustancia; luego hay otros que tienen corazón pero no son tan graciosos. Lo ideal sería tener corazón, sustancia y ser muy gracioso. Es posible tenerlos ambos, y si puedes romper esa fórmula y encontrar ese balance, entonces tienes algo muy especial.

Leblanc destaca que en Un hombre. Un plan el padre se queda en casa para ayudar a la madre en la crianza de los hijos.

“Hoy, las familias vienen en todos los tamaños, formas y colores: padres solteros que crían hijos; dos padres o dos madres con hijos; familias que tienen hijos de diferentes razas. Cada vez más vamos a ver ese tipo de programas”, concluye.

Con información de El Universal

Loading...
Revisa el siguiente artículo