Danzando Tierra, más que un movimiento

En la escuela enseñan a los estudiantes a transmitir emociones y no solo presentaciones artísticas

Imagen por:
Danzando Tierra, más que un movimiento

La Corporaión Artística Danzando Tierra lleva 8 años educando a sus alumnos bajo la teoría de expresar sentimientos en el escenario. “La danza no es solo bailar o lucir trajes bonitos. Hay que transmitir expresión con el corazón”. Así señala el director de esta escuela, Edison Anchundia.

En conversación con Metro, detalló lo que enseñan a cada una de las categorías que tienen en la institución.

Los más pequeños, de 5 a 13 años, reciben clases de ballet, danza contemporánea y también aprenden teatro.

En las categorías jóvenes y adultos, las edades son entre 14 y 35 años en adelante. Anchundia asegura que no hay un límite de edad para estar en la escuela de danza.

“Los jóvenes se dedican a la interpretación de personajes, a contar historias y leyendas de un Quito mágico y artístico”, explicó el director.

Legado para el Ecuador

El mismo Edison Anchundia  es quien imparte las clases junto con otros profesores. Él sueña con dejar un legado al país con su manera de enseñar danza.

“A través de mis alumnos quiero que nuestra danza las personas la enfoquen en un concepto más lúdico, didáctico, que no sea solo en vestuario y montaje o movimientos. Cada coreografía debe contar una historia”, puntualizó.

Achundia también explicó que en la escuela abarcan leyendas ecuatorianas en un contexto ‘romántico’:

Nuestro objetivo es hacer un escuela patrimonial de todas estas danzas que se han perdido para que no sean solo un relicario de obras de artes, o de templos que tienen escondidos leyendas famosas

El también profesor resaltó que los alumnos deben estudiar e investigar para que al momento de estar en escena puedan transmitir la ‘verdadera historia’.

 

 

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo