8 beneficios de asustarte con una película de terror

Ver películas de terror puede tener beneficios.

Por METRO

Francisco Claro Izaguirre, profesor de Psicobiología de la UNED, asegura que el gusto por las experiencias terroríficas se explica porque lo que sentimos no es verdadero pavor, sino fascinación, entretenimiento que hace que el trance nos hipnotice. Pero, ¿tiene beneficios? A continuación les presentamos algunos:

1. Reforzamos autoestima y el vínculo con los demás: Para Neus Córdoba, psicóloga del Instituto Klein, en Barcelona, ver películas de terror se suele hacer en compañía, de forma que es una oportunidad para demostrar valor y coraje ante los demás, lo que favorecerá a la aceptación y la integración en el grupo.

2. Más románticos: La amígdala es un circuito cerebral que se activa en situaciones de miedo y hace que segreguemos dopamina, un neurotransmisor que nos prepara para luchar o escapar ante un posible peligro. Psicólogos como Dolf Zillmann y James B. Weaver afirman que el aumento de esta hormona podría hacer que las personas que nos acompañan resulten más atractivas.

3. Obtenemos gozo: La misma sustancia está involucrada en el circuito de la recompensa y el placer. “Cuando nos sentimos satisfechos también generamos dopamina, por lo que este neurotransmisor vincula ambas emociones (miedo y placer) al mismo tiempo. 

4. Nos sentimos poderosos: La sensación de control y mando es imprescindible para poder disfrutar en este contexto, es decir saber que la persona dispone del poder de dejar de ver un escena en cualquier momento. 

5. Empatía: Thomas J. Scheff, profesor emérito de la Universidad de California, Santa Bárbara (EE UU), explica que el cine de terror hace que el público se identifique con las emociones de los protagonistas, siente como ellos y se involucra en su situación.

6. Entretenimiento violento socialmente aceptado: Lo dice Jeffrey Goldstein, profesor de psicología social en la Universidad de Utrecht (Países Bajos): “La gente elige esta clase de obras porque quiere impresionarse, que el filme le afecte profundamente, que le conmueva, además de que es grato apartar la vista de la vida mundana y saltarse las normas impuestas durante un par de horas”.

7. Acabamos riéndonos: Tal como defiende Joel B. Cohen, profesor de Márketing y Antropología de la Universidad de Florida (EE UU), “tendemos a pensar que las emociones son excluyentes y no es así. Esto explica por qué en una experiencia de ficción aterradora no solo hay miedo, sino también alivio y otras sensaciones positivas: “la gente se baja de ellas pálida del susto y muerta de risa a la vez. 

8. Nos ayuda a conocernos mejor: “En el caso de las películas, hacer reflexionar al individuo sobre si se identifica con la víctima o con el verdugo, si considera que el crimen es una injusticia o una pena merecida y qué simpatías y aversiones le crean los diferentes participantes de la historia, puede ayudarle (y ayudarnos a los especialistas) a conocer mejor diversos aspectos de su personalidad”, concluye la psicóloga Neus Córdoba.

Fuente: El País

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo