Estas son las 6 cosas que hay que saber antes de casarse

El matrimonio es una especie de frontera. Aquellos que aún no la han cruzado, no saben bien qué hay al otro lado de ella. Y los que ya lo han hecho, solo en parte pueden compartir su experiencia.

Por METRO

Con autorización del autor, Genial.guru publica un artículo de Dmitry Azurov sobre las 6 cosas que hay que saber antes de casarse, las mismas que detallamos a continuación:

1. ¿Existe el amor incondicional entre esposos?  Tu esposo no es tu hijo. Hace tiempo que creció y se convirtió en una persona madura con sus convicciones propias. Precisamente con esa persona tendrás que vivir, formar una familia y educar a tus hijos. Sin embargo, es imposible garantizar que todos los días a lo largo de los años te manifieste su amor. En la vida habrá tantos momentos en los que tu marido de pronto te caerá mal pero el amor en tu interior seguirá allí. Puedes llegar a pensar que ya no se entienden, y creer que tu matrimonio se está desmoronando a pedazos. El amor no es un resultado hecho y constante.

2. Después del nacimiento de un bebé, los primeros dos años son los más difíciles. Prácticamente todas las parejas de casados sueñan con ser padres. Sin embargo, el nacimiento de un bebé cambiará tu estilo de vida acostumbrado. Los conflictos ya no se solucionarán como siempre, dormirás mal, tu nivel de hormonas estará por encima de todas las normas, tus pensamientos y actos cambiarán. En ese lapso de tiempo es muy importante no dejar que esto afecte tu relación. No guardes rencores, habla más con tu pareja y recuerda que algún día te enamoraste de esa persona y fue totalmente tu elección.

3. La vida sexual pasará a un segundo plano. Incluso la gran pasión por el sexo con el tiempo se apacigua. Pero no dejes que tu vida sexual se vaya extinguiendo. Puedes consultar con un psicólogo, usar tu imaginación y encontrar una manera de sentir nuevamente el deseo.

4. Día tras día llena tu matrimonio de momentos agradables. Las relaciones mejoran con detalles agradables, por ejemplo, una linda palabra que siempre da gusto escuchar. Puedes llevarle a tu pareja su golosina favorita y juntos disfrutar de ella. No te avergüences por mostrar cariño (con palabras, emociones) cuando tu pareja está en casa. Créeme, esto hace sentir bien a cualquier esposo o esposa. Si se te ocurre algo romántico y tierno, realiza esta idea. Porque un matrimonio feliz es un mosaico de momentos así.

5. No olvides trabajar en la relación. La verdad de una vida familar es: ningún esfuerzo de uno de los esposos podrá restablecer y salvar el matrimonio sin la participación del otro. Las uniones donde el uno se empeña mucho, y al otro le da igual, fracasan sin excepción. Puede ser que a tu pareja no le hayan enseñado que ambos esposos comparten la misma responsabilidad por el éxito del matrimonio. O tal vez solo es una persona más lenta en reaccionar que tú. No culpes a tu pareja por ello, solo necesita más tiempo. No tiene caso discutir quién de los dos aporta más en la relación. Puede ser que hoy aportes más tú, y mañana lo haga tu pareja. Lo importante es que los resultados reflejen igualdad.

6. Olvida las discusiones sobre quién hace más por el bien de la familia. En una pareja de casados, cada uno hace un trabajo monumental, el cual a veces es simplemente invisible para el otro. Las discusiones al respecto no tienen premios ni vencedores, todos pierden. Las responsabilidades se dividen en dos partes iguales pero son labores distintas. Por ejemplo, el esposo gana dinero pero poco se interesa por los asuntos domésticos, mientras que la esposa no trabaja pero responde por el hogar y los hijos. O puede ser al revés. Al mismo tiempo, cada mujer valorará la ayuda de su marido en el cuidado de los hijos, y cada hombre se sentirá bien al contar con el apoyo de su esposa. Lo importante es que no olvides jamás agradecerle a tu pareja por el trabajo realizado y que tu amor haga lo mismo contigo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo