logo
Empresarial
 /
Empresarial 14/09/2021

Nueva Zelanda busca ser el primer país con menos del 5 % de fumadores

El gobierno de Nueva Zelanda aprobó un nuevo marco regulatorio diferenciado para los vapeadores, cigarrillos electrónicos y los productos de tabaco calentado.

El gobierno de Nueva Zelanda aprobó un nuevo marco regulatorio para los cigarrillos electrónicos y los productos de tabaco calentado. Esta nueva ley mantiene una regulación estricta tanto para los productos combustibles (cigarrillos) como para los sistemas electrónicos.

Sin embargo, lo relevante es que permite un tratamiento diferenciado para los segundos, entendiendo sus potenciales beneficios de reducción de daños en comparación con los cigarrillos.

Según el documento oficial aprobado, la diferenciación se hace con el objetivo de “apoyar a los fumadores adultos para que cambien a productos regulados” que son “significativamente menos dañinos que fumar”.

En ese sentido, la meta del país es alcanzar un país libre de humo para 2025, que se refleja en que solo el 5 % o menos de la población adulta fumen.

Esta regulación diferenciada es un hito en términos de educación a los fumadores, además que sigue manifestando su preocupación por evitar y prevenir la iniciación en los jóvenes. El resultado es que la regulación diferenciada se combina con controles estrictos en todas las categorías de productos relacionados al tabaco y sistemas electrónicos.

En ese sentido la ley sigue prohibiendo la publicidad comercial; sin embargo el país está invirtiendo significativamente en campañas de salud pública para proporcionar información precisa sobre las alternativas.

Es por esto que, como la intención de la legislación es alejar a los fumadores de los productos combustibles (cigarrillos), la nueva ley permite que en las tiendas minoristas o en el comercio en línea se incluyan avisas con frases como: “Sustituir completamente su cigarrillo por un vapeador reducirá los daños a su salud” o “Si fuma, cambiar por completo su cigarrillo por el vapeo es una opción mucho menos dañina”.

Si bien se pueden seguir fortaleciendo temas en la regulación, Nueva Zelanda se convierte en un punto de referencia para otros países y gobiernos entendiendo la lógica de esta regulación que pretende apoyar a los fumadores adultos que no dejan de fumar para que se cambien, al tiempo que evita la iniciación de los no fumadores.