Hospital Vozandes: su objetivo es expresar el amor de Dios a través de la salud

Por Andrea Martinez

El Hospital Vozandes Quito (HVQ) tiene 65 años de servicio a la comunidad. Su lema: “a la gloria de Dios y al servicio del Ecuador”.

Ximena Pacheco, Gerente General de esta casa de salud, explica que el Vozandes es un hospital que ve mucho más allá de la salud. “Nuestra herramienta es la salud, pero nuestro mensaje es de esperanza y de atención integral al paciente”, indica.

El HVQ cuenta con un staff de más de 500 empleados y más de 250 médicos que atienden a pacientes de todas las edades en más de 60 especialidades clínicas y quirúrgicas.

Adicionalmente, cuenta  con voluntarios en el área de Capellanía y Clown Hospitalario que continuamente apoyan desde el ámbito emocional y espiritual a sus pacientes.

En este contexto, Pacheco nos cuenta cómo el hospital estuvo preparado para la pandemia y la nueva era digital que se viene para el HVQ.

 

Ximena Pacheco, Gerente General del Hospital Vozandes Quito Ximena Pacheco, Gerente General del Hospital Vozandes Quito / HVQ

¿Cómo nace el Hospital Vozandes en Quito?

—Nació de la visión de un grupo de misioneros médicos cristianos que querían transmitir un mensaje de amor y esperanza. Es decir, expresar el amor de Dios a través de la salud.

La radio HCJB se creó primero en 1931 y luego vino la creación de un albergue indígena, donde se les brindaba atención médica y alimentos. Luego, también alojó a quienes participaban en la radio.  De ahí nació la idea de construir un hospital al servicio de la comunidad.

Son 65 años desde su creación y hemos crecido muchísimo. El primer nombre del Hospital fue Rimmer Memorial Hospital y luego se lo llamó Vozandes.

Fuimos el primer hospital docente privado del Ecuador, tuvimos las primeras enfermeras graduadas y los primeros médicos posgradistas graduados, ya que hemos tenido convenio con varias universidades desde hace muchos años. Hoy, nuestra área académica aglutina la formación tanto de médicos, como de capellanes hospitalarios, muchos de los cuales están sirviendo en otros hospitales llevando ánimo y esperanza a la gente. La parte espiritual sí impacta en la vida de las personas y ayuda en su mejoría.

¿Qué les diferencia de otros hospitales?

— La atención integral de salud con calidad, enfocados en la seguridad del paciente. Nuestro propósito es dar una atención segura y de excelencia centrada en el amor de Dios y en el amor a las personas. Eso nos motiva hacia el cambio y hacia la mejor atención. En 2017 pasamos de ser una fundación a una compañía anónima. Es un antes y un después.

Para continuar en esa línea, debemos seguir innovando e ir a la vanguardia en salud. Todos los cambios que hemos hecho en el hospital han sido para darle una experiencia memorable al paciente.

Por ejemplo, tenemos un pasillo del arte, inaugurado hace pocos años,  que reúne obras de artistas ecuatorianos. Esto, para que no se vea solo como un hospital sino para que se sienta más cercanía con la persona, que se sienta más esperanzada, para darles alegría.

Además, desde el 2015 hemos hecho inversión en equipos, renovación de los mismos y en infraestructura, con el objetivo de ser un hosprtal que a la gente le gusta venir y se sienta en un lugar agradable mientras es atendido.

¿Cómo actuó Vozandes frente a la pandemia?

— Cuando nos enteramos del primer caso en Guayaquil y en Quito empezamos a gestionar el cómo funcionar como hospital. Veíamos lo que estaba pasando en otros países y decidimos constituimos un equipo de manejo de crisis y definimos las áreas que se necesitarían.

Establecimos protocolos, capacitamos al personal médico y colaboradores y dividimos las áreas. La de emergencia fue dividida en dos áreas independientes: la una de emergencia respiratoria y la de otras patologías que la pusimos en Hospital del Día. Establecimos procesos de triaje y protocolos de bioseguridad en base a lo que dicta el Ministerio de Salud Pública y la OMS. Así establecimos protocolos de control y vigilancia, siendo nuestro equipo de infección, uno de los mas reconocidos del país.

También se estableció un protocolo de vigilancia permanente con la Unidad se Salud Ocupacional para establecer el uso de equipos de protección, de la más alta calidad, para nuestros colaboradores.

Además, definimos dos áreas independientes para hospitalización Covid y no Covid, con accesos diferentes.

Inauguramos nuestro nuevo ascensor, el cual utilizamos para pacientes de otras patologías.

Adicional a ello, establecimos dos UCI, la normal en el tercer piso y en el segundo para pacientes Covid.

Es importante mencionar que creamos un equipo de apoyo en crisis para trabajar con pacientes, médicos y familiares en el área emocional. Los pacientes se sentían solos, abandonados, aislados, por que las únicas personas que pueden entrar a sus habitaciones son médicos y enfermeras. Es por eso que creamos una campaña de “mensajes que abrazan” en redes sociales para que la gente comparta ánimo y esperanza en esta situación tan dura.

Hemos tenido casos muy difíciles y creo que las medidas que hemos tomado nos han permitido tener un índice de mortalidad mínimo en pacientes Covid y mínimo en contagios dentro del hospital: tenemos una tasa de infecciones asociadas a la atención de salud de 0,43 infecciones por 100 egresos.

Las medidas que hemos tomado, los protocolos de seguridad, el equipo de protección que les hemos brindado a nuestros colaboradores, sí han resultado efectivos.

Este equipo de apoyo en crisis, formado por nuestros capellanes hospitalarios, el área de talento humano, la gerencia general y nuestro equipo de médicos sicólogos, han  sido parte importante de este proceso.

 

Hospital Vozandes Quito cumple 65 años de historia y servicio al Ecuador Hospital Vozandes Quito cumple 65 años de historia y servicio al Ecuador / HVQ

En cierto sentido, se puede decir que Vozandes sí estuvo preparado para esta crisis

— Nos preparamos, hicimos simulacros desde un inicio y hemos ido corrigiendo varias cosas, por lo que hoy estamos funcionando mucho mejor. Por otro lado, al Hospital le interesa educar a la comunidad. Por eso también establecimos en redes sociales un aporte con consejos, capacitaciones e incluso con recomendaciones financieras dada la caída económica, pérdida de empleos, entre otros problemas que afectan a la población. Hemos sido muy fuertes en este tipo de campañas, talvez no muy alineadas al área de salud, pero que afectan la parte emocional. También hemos tratado de contribuir a través de mensajes radiales, en el programa Ciudad Médica, consejos de salud en “Vida en un minuto”, todo enfocado en el manejo de la pandemia.

¿Qué proyectos tiene Vozandes para el futuro?

— El año pasado resolvimos estar más focalizados en la atención centrada en el paciente y con nuestros colaboradores. De la pandemia sacamos algo positivo, porque pudimos  mejorar la experiencia del paciente de una forma más intencional.

Nuestro hospital se ha caracterizado por seguir altos estándares y ahora buscamos la certificación internacional.

También estamos en un proceso de transformación digital.

La idea es que el Hospital sea digital, cero papeles, para que los pacientes que lleguen se enfoquen solo a recibir atención médica y no deban preocuparse por los trámites administrativos.

Nosotros siempre queremos ver oportunidades en los momentos difíciles y la pandemia nos ha ayudado a agilitar el proceso. Por eso, estamos trabajando en telemedicina en las especialidades que pueden serlo y también queremos tener nuestro HVQ Virtual, que permita al paciente realizar sus requerimientos en línea y venga al hospital solo a atenderse.

Migrar a esa cultura digital conlleva un cambio no solo de las personas sino también de los sistemas y procesos dentro del hospital.

Loading...
Revisa el siguiente artículo