Si uno camina por las calles de Ecuador fácilmente encontrará negocios característicos de la economía local como la tienda o el almacén de barrio. Estos son manejados por hombres y mujeres ecuatorianos que frente a sus mostradores contribuyen y son parte fundamental de la economía.

La historia de las tiendas está ligada al Sistema Coca-Cola, porque los tenderos están en el centro de su cadena de valor.

El Sistema Coca-Cola es al mismo tiempo un sistema global y un sistema local, con presencia en todo el territorio nacional y comprometido con el desarrollo del país. El Sistema Coca-Cola apoya a más de 160.000 tenderos que confían en sus productos para hacer crecer los emprendimientos. Es una apuesta al crecimiento colectivo y se estima que cada local de barrio genera cuatro puestos de trabajo directos.

En Coca-Cola uno de los pilares centrales es la generación de empleo, por eso se desarrolla un plan de crecimiento con el objetivo de crear oportunidades compartidas en las comunidades y hacer crecer a todos los actores que están en contacto con su negocio.

Cada uno de los tenderos de la cadena de valor del Sistema Coca-Cola tiene una historia para contar y forman parte del corazón de la economía de nuestro país.

Están aquellos que abrieron recientemente un pequeño comercio y otros que poseen amplia experiencia en el rubro. Este último caso es el de Susana, quien tiene su tienda hace más de 24 años y encontró en el Sistema Coca-Cola un socio fundamental para su crecimiento:

“Que Coca-Cola auspicie programas para nosotros es importantísimo. Hay muchas empresas en el Ecuador, pero poquísimas se preocupan por el cliente. Coca-Cola se ocupó de que nosotras aprendamos más y tengamos más expectativa, saber hacia dónde estamos yendo y por qué estamos trabajando. Hemos sido capaces de tener un horizonte propio”, asegura.

Así como el de Susana, existen miles de testimonios que se pueden conocer al caminar por las calles de Ecuador.

coca toni
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo