Deportes

“El 1% de lo que dan a los hombres serviría mucho al fútbol femenino”

Es lo que piensa Édison Méndez, director técnico del club Carneras UPS en Azuay. Asegura que los clubes también deben poner de parte para que la profesionalización del fútbol femenino se haga realidad.

Édison Méndez es el director técnico de Carneras UPS, equipo de fútbol femenino del Azuay que está jugando la segunda etapa del Torneo Nacional durante diciembre. El entrenador coincide con Ana Carolina Lara, asistente técnico de la USFQ, en que la lucha por la profesionalización del fútbol de mujeres debe empezar en los clubes y que en el país hay un gran talento que se debe aprovechar mejor.

¿Qué significa para el fútbol femenino de Ecuador ser todavía amateur?

Todo se hace más complicado. Los viajes, las concentraciones, la alimentación, la medicina. Hoy por hoy los clubes deben hacerse cargo de eso por amor a la camiseta. Las chicas no pueden vivir solo del fútbol porque no hay dinero suficiente, entonces no se le da el tiempo necesario a la actividad deportiva, sin embargo se hace un gran esfuerzo para mejorar. Sabemos que aún falta mucho.

¿Usted mira cerca una posible profesionalización del fútbol femenino en Ecuador?

No podemos hablar de fútbol profesional si algunos clubes aún no tienen la infraestructura necesaria. A nosotros nos apoya la Universidad Politécnica Salesiana en Azuay pero no todos corren con esa suerte. Hay chicas que no tienen todas las comodidades para entrenar. A veces hay quejas de que falta apoyo por parte de las autoridades y es cierto, pero ¿qué estamos haciendo los clubes a la interna para hacernos sentir y que ese apoyo llegue más pronto?

¿En las manos de los clubes está una posible profesionalización?

En manos de las autoridades y en las nuestras también. Los clubes deben trabajar y hacer autogestión. Aquí luchamos años para que la gente se ‘quite el chip’ de que las chicas no juegan fútbol y ahora las cosas marchan mejor. Los clubes podemos hacer mucho sin esperar que las cosas vengan del cielo. Si las autoridades nos dan unos balones para entrenar, nosotros debemos conseguir el resto. Solo así demostramos que las chicas aman el fútbol y deben ser apoyadas, valoradas y respetadas.

¿Cree que en otros países como Colombia las chicas han recibido más apoyo y por eso ese fútbol ya es profesional?

Creo que sí. En el Ecuador, si nos dieran el 1% de lo que se entrega al fútbol masculino, sería un avance enorme. En Colombia les dieron a las futbolistas el 5% de lo que dejan los derechos de televisión para el fútbol masculino, y mire ahora, en la última final hubo 30.000 personas pagadas en un estadio lleno.

Hay personalidades del fútbol femenino en Quito que aseguran que llegar a un Mundial no fue la única solución, que el fútbol femenino quedó estancado…

Estoy de acuerdo. Luego de la Copa el apoyo en vez de crecer, disminuyó. Aún las autoridades deben hacer mucho, pero insisto: los clubes deben poner de parte.

¿Hay algún chip que deben cambiar las chicas que practican el fútbol en Ecuador?

Nunca se puede generalizar, pero hay jugadoras que no tienen una cultura deportiva y que se les enseña que esto es una forma de vida, que pronto será una profesión. Esto es una realidad, el fútbol ya no es solo de hombres y las chicas deben cuidarse perfectamente y entrenar mucho para llegar a ser estrellas.

TE PUEDE INTERESAR:

Tags

Lo Último


Te recomendamos