Bolt llega a Río a inmortalizarse y clasifica a la semifinal

Por METRO

Hasta ayer viernes, 12 de agosto,  el nadador estadounidense Michael Phelps fue el gran protagonista de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. Este sábado, 13 de agosto, el jamaicano Usain Bolt tomó el relevo cuando se presentó por primera vez en la moderna pista azul del estadio Enganhao, clasificándose en cuarto lugar para la semifinal en la eliminatoria de los 100 metros planos.

Su meta es clara: repetir el trío dorado que consiguió hace cuatro años en Londres 2012 y convertirse en el primero en ganar los 100 y 200 metros en tres ediciones consecutivas de los Olímpicos.

“Quiero ser en el atletismo lo que Mohamed Alí es en el boxeo”, declaró tajante el “Relámpago”, en su aparición con la prensa en Río de Janeiro.

Tras haber realizado un prometedor tiempo de 9,88 en 100 metros el 11 de junio, que en ese momento era el segundo mejor registro de la temporada, se lesionó el 2 de julio en las clasificatorias de su país. Una dolencia muscular, en semifinales de los 100 metros, hizo que estuviera tres semanas sin competir, hasta el 22 de julio en Londres, donde corrió su primera prueba de 200 metros de la temporada, ganando con 19.89. En ambas distancias está lejos de sus récords del mundo: 9.58 y 19.19.

Sin embargo, Bolt se muestra confiado de alcanzar su meta. Está resuelto a convertirse en la figura más mediática de la justa brasileña, y para ello tendrá que coronarse en los 100 metros planos, la prueba reina que eleva al ganador al olimpo por encima de los más de 10 mil deportistas que compiten en la justa veraniega de Brasil.

“No estoy muy preocupado por los 100 metros, lo que me inquieta un poco son los 200”, aseguró un tanto arrogante la estrella caribeña.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo