Por una noche de sexo quedó en último lugar

La clavadista Ingrid de Oliveira eligió pasar la velada previa a su debut con el remero Pedro Gonçalves y provocó la ira de su compañera de equipo.

Por METRO

La clavadista brasileña Ingrid de Oliveira confiaba demasiado en su fortaleza física y eligió pasar la noche previa junto a otro deportista.

El hombre en cuestión es el remero Pedro Gonçalves, quien al parecer no pudo utilizar su habitación en la Villa Olímpica, por lo que ambos eligieron tener su encuentro amoroso en el cuarto de la deportista de 20 años.

Sin embargo, la compañera de equipo de clavadista, Giovanna Pedrosa, se negó a prestar su dormitorio y quiso convencerla de descansar, ya que al día siguiente debían competir.

La discusión entre la dupla que representaba a Brasil en saltos ornamentales terminó en pelea y finalmente De Oliveira logró su cometido y disfrutó de una fogosa y extensa noche junto a Pedro Gonçalves.

La clavadista terminó consumando su prolongada noche de pasión, pero decepcionó a Brasil con su actuación.

Después de colgarse la plata en los Juegos Panamericanos, la dupla quedó en el último lugar, lo que se ha prestado a todo tipo de comentarios en medios locales. 

La relación entre ellas ya venía mal pero habían acordado dejar las disputas atrás y esforzarse al máximo para lograr un buen rendimiento en los Juegos Olímpicos, cosa que no fue así.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo