Coronavirus: ¿Existe riesgo de contraer COVID-19 en un ascensor?

Por Metro Ecuador

Al compartir un ascensor, una persona infectada puede contagiar a otras a través de pequeñas gotículas, esto si no se cumple con mantener una distancia de seguridad. En teoría, se puede evitar ese contagio permitiendo que solo una persona viaje y  con una correcta higiene de manos.

El Dr. Richard Corsi, experto en el control de la polución en edificios, modeló la concentración de virus después de que una persona infectada viajase al piso 10 mientras tosía y el ascensor retornaba al piso primero. La persona en el piso primero se ve expuesta a un 25% de la carga viral que el pasajero previo expulsó en su viaje.

La evidencia científica sobre el nivel de contagio a través de ascensores es bastante limitada. Estudios con el SARS mencionan que la transmisión en un bloque de edificios muestra que probabilidades de infección en los pisos superiores y medios de un bloque es significativamente mayor, aunque no se explora los espacios como ascensores y escaleras.

El Centro de British Columbia para el control de enfermedades de Canadá recomienda una distancia mínima entre usuarios de 2 metros. Además que el número permitido de personas debe anunciarse en un letrero en la puerta del ascensor.

Incluso si el riesgo de transmisión fuera alto cuando se viaja verticalmente en edificios, solo sería significativo en aquellas ciudades donde este transporte es más frecuente.

Una de las mayores interrogantes es saber si el alojamiento del virus en la superficies del ascensor provocaría un mayor indice de propagación. Sobre ello, el Centro de Control y Prevención de Enfermedades Infecciosas, señaló esta semana que después de investigar un poco más, es muy complicado que se pueda propagar de esa manera.

Una de las mejores alternativas es el uso de mascarillas, la higiene de mano y respetar el distanciamiento social. De esta manera se reduce la probabilidad de contagiarse ya se por vía gotículas de agua o el contacto con superficies contaminadas.

En comparación con sus predecesores, este virus permanece estable en diferentes superficies, en un entorno de laboratorio controlado. Se puede detectar en una superficie de cobre hasta cuatro horas, en cartón hasta 24 horas, y en plástico y acero hasta 72 horas. No se pudo recuperar ningún virus infectivo ni en papel impreso ni en papel de seda después de una incubación de 3 horas, y tampoco se detectó ningún virus infectivo en madera y tela tratada el día 2.

Para más noticias, revisa lo siguiente

Loading...
Revisa el siguiente artículo