Sapo sin cabeza fue hallado saltando por el bosque

Una científica se encontró este sapo sin cabeza saltando por los alrededores, con cuerpo y piernas perfectamente sanas.

Por Agencias

¿Un sapo sin cabeza?

El sapo, un ejemplar adulto completamente desarrollado, tiene cuerpo y piernas sanas, pero le faltan los ojos, la nariz, las mandíbulas y la lengua.

En lugar de una cara, tiene solo un muñón cubierto por un tejido suave y una pequeña abertura donde solía estar la boca, según la herpetóloga Jill Fleming de la Universidad de Massachusetts, quien descubrió el sapo en un bosque de Connecticut (EE. UU.).

Fleming descubrió a la infortunada criatura, un sapo americano (Anaxyrus americanus), en abril de 2016 en un bosque estatal de Connecticut, donde estaba realizando investigaciones sobre tritones rojos con manchas rojas.

"Nos sentamos en un tronco para procesar las muestras, y el sapo siguió saltando en nuestros pies. Cuando miramos de cerca, nos dimos cuenta de que no tenía cara", aclara Fleming.

La herpetóloga tuiteó una foto del sapo sin rostro el 27 de febrero, invitando a sus colegas herpetólogos a considerar qué pudo haber causado esta condición altamente inusual del animal.

Las imágenes y el vídeo del sapo no mostraban señales de una herida donde presumiblemente estuvo su cara una vez. Sin embargo, Fleming explicó que esta condición probablemente no sea el resultado de una mutación genética, ya que el sapo carecía de la anatomía necesaria para alimentarse y no podría haber llegado a la edad adulta sin poder cazar.

Entonces, ¿qué pasó con el sapo?

Lo más probable, según la experta, es que se haya lesionado y luego lograra sanarse durante la contusión. Un posible culpable podría haber sido la infestación de larvas de moscas del sapo carnívoras (Lucilia bufonivora), que consumen los tejidos blandos de los sapos y debilitan sus frágiles huesos, sugirió la veterinaria de vida silvestre Lydia Franklinos en un tweet.

Y es que estas larvas nacen sobre la piel de su huésped, muy cerca de los orificios nasales, a los que se dirigen tras eclosionar, penetrando y devorando al anfibio por dentro.

Los sapos pueden infestarse con estos parásitos cuando una mosca adulta pone sus huevos en sus fosas nasales u ojos, y el desenlace es una muerte horrenda.

"Verás extensos daños en la cara del sapo de 48 a 72 horas después de que los huevos hayan eclosionado", comentó en otro tuit la veterinaria salvaje Lydia Franklinos.

El resto del cuerpo del sapo parasitado puede permanecer relativamente saludable. Eso es porque el tejido facial se destruye tan rápido que el animal aún no ha tenido tiempo de desarrollar signos de desnutrición.

Otros motivos

Otra posible explicación es que, mientras el sapo estuviese inactivo durante la hibernación, un depredador lo descubriese y le mordiera la cara, dijo Fleming. Las tortugas también pueden ser víctimas de esta "depredación por hibernación"; pero son más propensas que los sapos a sobrevivir a estos ataques, porque gran parte de su cuerpo está protegido por el caparazón.

Muy Interesante

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo