BBC Mundo

Rahaf al-Qunun, la joven saudita de 18 años que fue retenida en el aeropuerto de Bangkok mientras huía de familia

Naciones Unidas se ha hecho cargo de su caso y la joven ya ha abandonado el aeropuerto. Para huir de su familia Rahaf Mohammed al-Qunun tomó un vuelo hacia Australia que hizo escala en Tailandia, donde fue retenida por las autoridades.

Las autoridades de Tailandia no deportarán a la joven saudita de 18 años que dijo estar "atrapada" en el Aeropuerto Internacional de Bangkok tras haber intentado escapar de sus familiares.

Rahaf Mohammed al-Qunun se encuentra ahora bajo el cuidado de funcionarios del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) que la han sacado del aeropuerto y llevado a "un lugar seguro".

La agencia asegura que estudiarán su caso para llegar a una solución inmediata.

En un tuit, ella misma aseguró este lunes que se siente mucho más tranquila en manos de la ONU y con el acuerdo al que la agencia ha llegado con las autoridades tailandesas. También aseguró que ya le habían regresado su pasaporte.

https://twitter.com/rahaf84427714/status/1082275701330345989

Las autoridades migratorias tailandesas habían tratado el lunes de regresar a la mujer a Kuwait, donde reside la mayoría de su familia, a pesar de que la joven había dicho que corre peligro de muerte si regresa.

La joven dijo haber tomado un vuelo por su cuenta el sábado, con el objetivo de llegar a Australia, haciendo escala en Bangkok, con la esperanza de solicitar asilo.

Pero, según le contó a la BBC, su pasaporte fue confiscado por un diplomático de Arabia Saudita cuando aterrizó en el aeropuerto tailandés, supuestamente tras una alerta de su familia, lo que la embajada saudita en Bangkok niega.

En peligro

Mohammed al-Qunun dice que renunció al Islam y que teme ahora que su familia la obligue a volver a Arabia Saudita, en donde sería encarcelada "y seguro me matarán cuando salga".

"Mi vida está en peligro. Mi familia amenaza con matarme por las cosas más triviales", dijo.

Y cuando este lunes las autoridades tailandesas trataron de embarcarla en un avión con rumbo a Kuwait, la joven se encerró en la habitación de su hotel en el aeropuerto.

Pronto varios grupos de derechos humanos, incluido Human Rights Watch, dieron muestras de preocupación por el caso de la joven saudita.

https://twitter.com/Sophiemcneill/status/1082114498708746241

"Se ha atrincherado en la habitación y dice que no se irá hasta que se le permita reunirse con la agencia de refugiados de la ONU y solicitar asilo", dijo en Twitter el subdirector de Human Rights Watch en Asia, Phil Robertson.

Robertson también acusó a las autoridades tailandesas de inventar que la joven había solicitado una visa para ingresar al país, la que le había sido negada, para justificar así su deportación, cuando Mohammed al-Qunun tenía visa y boleto para Australia.

"Todo indica que Tailandia y Arabia Saudita intentan engañarnos", le dijo a la BBC.

https://twitter.com/Reaproy/status/1081908399833473025

Pero en horas de la tarde de este lunes en Tailandia el jefe de la policía de migración Surachate Hakparn dijo que Tailandia iba a proteger a Mohammed al-Qunun "lo mejor que pueda".

"Ella hora está bajo la soberanía de Tailandia, nadie y ninguna embajada puede forzarla a ir a ninguna parte", dijo Hakparn.

"Vamos a hablar con ella y vamos a hacer lo que pida. Ya que huyó para escapar de problemas y buscó nuestra ayuda… no vamos a mandar a nadie a morir", prometió.

Tags

Lo Último


Te recomendamos