BBC Mundo

Douglas Braga, el futbolista brasileño queque tuvo que renunciar a su sueño por culpa de los prejuicios

Desde niño fue recorriendo el mismo camino que dieron las grandes estrellas del fútbol brasileño hasta convertirse en futbolista profesional con tan solo 18 años en uno de los clubes con más tradición del país. Pero tuvo que dejar su sueño de lado.

El fútbol suele gozar de un estatus casi religioso en Brasil y llegar a ser jugador profesional es el sueño de prácticamente cada niño brasileño.

Pero para muchos de ellos hay un factor determinante que evita que esos deseos se hagan realidad: los prejuicios, un problema que está inmerso en el mundo del balón y refleja una gran parte de la sociedad.

Douglas Braga los sufrió en carne propia.

A los 12 años, recuerda, llegó a Río de Janeiro lleno de ilusiones, "con mucha esperanza" y un sueño en la maleta.

"Estaba preparado para luchar", cuenta con un aire nostálgico.

Había sido descubierto por un cazatalentos del Madureira, club de la tercera división, y después de seis años en las inferiores del equipo llegó su gran oportunidad cuando, con 18 años, fue fichado por el Botafogo.

  1. Jair Bolsonaro: los famosos futbolistas como Ronaldinho que apoyan su candidatura a la presidencia de Brasil

Formar parte de un equipo con tanta historia como el club carioca, que recientemente había ganado la liga, fue algo que está al alcance de muy pocos, pero no fue el único gran cambio que vivió Braga en ese momento.

"La decisión más difícil"

"Comencé a descubrir mi sexualidad", contó. "Comencé a ver que tenía deseos y que eran por hombres".

A medida que su carrera progresaba, entrenando con futbolistas que llegarían jugar a por Brasil y participando con frecuencia en el primer equipo de Botafogo, Braga se dio cuenta que no podía seguir jugando fútbol y ser abiertamente homosexual.

"Fue una decisión entre ser tú mismo o ser futbolista. Simplemente no era posible ser los dos".

Tags

Lo Último


Te recomendamos