BBC Mundo

La historia detrás de la pistola Número 6, el arma más mortífera de la historia de Reino Unido

En solo una década, la Número 6 sumó 11 tiroteos y tres víctimas mortales. Quienes la tuvieron en sus manos nunca delataron su paradero y, pese a que lleva 10 años sin dejar rastro, todavía sigue en las calles.

¿Qué sucede con un arma después de un tiroteo?

En Reino Unido, pueden acabar escondidas o pasar de mano en mano, ya sea por préstamo, alquiler o intercambio.

Esta es la historia de una de ellas: el "Arma Número 6", como le llama la policía, que le asigna un número a cada arma de fuego que identifica para poder rastrear su uso.

Recomendados

Es una pistola semiautomática CZ 75, fabricada en República Checa, que ha protagonizado múltiples tiroteos y todavía no ha podido ser aprehendida. Estos casos no guardan relación entre ellos y muchos aún no han sido resueltos.

Ya ha pasado una década desde que la Número 6 fue usada por última vez, pero un documental de la BBC ha rastreado su recorrido. Fue realizado durante dos años por los cineastas Zac Beattie, Georgina Cammalleri y James Newton con la ayuda del Servicio Nacional de Inteligencia Balística (NABIS por sus siglas en inglés), cuyos expertos quedaron asombrados de que esta arma haya sido "usada en más tiroteos y asesinatos que cualquier otra", según Beattie.

El punto de partida está en la ciudad de Birmingham la noche del 23 de febrero de 2003, cuando una llamada anónima alertó a la policía de una balacera a las tres de la mañana fuera de una discoteca.

  1. El sorprendente método para combatir la "epidemia de violencia" en los barrios marginales de Chicago, una de las ciudades más violentas de Estados Unidos

Los agentes encontraron los casquillos de dos balas, pero nadie quiso colaborar con la investigación.

"Del año 2000 en adelante, comenzamos a ver una escalada de homicidios relacionados con armas", dice Andy Hough, quien era el detective inspector jefe de la policía de la región de West Midlands cuando la Número 6 apareció por primera vez. "Y la comunidad no nos hablaba porque tenía miedo".

Sin testigos, imágenes de seguridad ni más pistas que los casquillos, Hough afirma que solo quien apretó el gatillo sabe qué pasó y por qué.

Tags

Lo Último


Te recomendamos