BBC Mundo

Los juegos militares que llevaron a la URSS y la OTAN al borde de la III Guerra Mundial

Unos ejercicios militares de la OTAN llevados a cabo hace 35 años llevaron a las autoridades soviéticas al borde de lanzar un ataque real. Documentos secretos muestran los detalles de esta crisis que pasó desapercibida.

El 7 de noviembre de 1983, alrededor de 100 militares de alto rango se reunieron en la sede de la OTAN en Bruselas para "combatir" la Tercera Guerra Mundial.

En realidad, participaban de una simulación anual conocida como Able Archer (Arquero Capaz). Era la parte final de un ejercicio militar convencional a gran escala -Autumn Forge- que involucraba a decenas de miles de tropas de la OTAN en toda Europa occidental.

Pero el juego de guerra se llevó a cabo en el momento de mayor tensión de la Guerra Fría.

  1. "Las olimpiadas de la guerra": cómo son los Juegos Militares Internacionales, la competencia de ejercicios bélicos organizados por Rusia
  2. Cómo es Trident Juncture 18, la mayor maniobra militar de la OTAN desde la Guerra Fría

A principios de año, el presidente de Estados Unidos, Ronald Reagan, había calificado a la Unión Soviética de "imperio del mal". Y, en septiembre, pilotos soviéticos derribaron el vuelo 747 de Korean Airlines causando la muerte de 269 personas.

Mientras tanto, a ambos lados de la Cortina de Hierro se desplegaban armas nucleares de mediano alcance, incluidos misiles de crucero, capaces de atacar alcanzar sus objetivos apenas cinco minutos después de su lanzamiento.

El mundo estaba punto de una confrontación nuclear.

La "guerra" ficticia

La "guerra" imaginada por Able Archer 83 comenzó cuando los tanques soviéticos cruzaron la frontera hacia Yugoslavia.

A continuación invadieron Escandinavia y sus tropas pronto se expandían por Europa occidental.

Abrumadas, las fuerzas de la OTAN se vieron obligadas a retirarse.

De acuerdo con la simulación, al transcurrir unos meses después del inicio del conflicto, los gobiernos occidentales autorizaron el uso de armas nucleares: las fuerzas de la OTAN lanzaron un único misil nuclear de alcance medio que eliminó del mapa a la capital ucraniana, Kiev.

El ataque imaginario debía cumplir el papel de una señal, una suerte de advertencia de que la OTAN estaba preparada para una escalada en la guerra.

Según la teoría esta señal ayudaría a calmar las cosas.

Pero no funcionó.

  1. Cómo es el RIMPAC, el ejercicio de guerra naval más grande del mundo en el que participarán Chile, Colombia, México y Perú
  2. Así son los Vostok-2018, los ejercicios militares rusos más importantes desde la Guerra Fría

Para el 11 de noviembre de 1983, se había dado rienda suelta al uso de los arsenales nucleares globales. La mayor parte del mundo había sido destruido y miles de millones de personas habían muerto. Era el fin de la civilización.

Señal accidental

Más tarde, ese mismo día, los comandantes de la OTAN abandonaron su edificio y se fueron a casa, felicitándose por otro ejercicio exitoso, aunque sombrío.

Lo que los gobiernos occidentales solo descubrieron más tarde fue que Able Archer 83 estuvo, en realidad, a punto de desencadenar una verdadera guerra nuclear.

"Hay evidencia en los niveles más altos del ejército soviético de que les resultaba cada vez más difícil distinguir los simulacros de un ataque real", cuenta Nate Jones, director del Proyecto de Ley de Libertad de Información para el Archivo de Seguridad Nacional en Washington D.C.

Tags

Lo Último


Te recomendamos