BBC Mundo

“Intenté quitarme la vida y una extraña me lo impidió”: la improbable amistad del joven y la mujer que evitó su suicidio

Cuando Gillian Assor volvía a casa después de pasear a su perro hace seis meses no sabía que estaba a punto de hacer algo heroico. Tras un encuentro fortuito, logró salvar la vida de un joven de 23 años y ese fue el origen de una relación “inusual” que continúa a día de hoy.

"No soy una heroína", asegura Gillian Assor seis meses después de haber prevenido que un joven de 23 años se tirase a las vías del tren desde un puente de una localidad cerca de Londres.

"Solo pasaba por ahí", dice quitándose mérito.

Pero en mayo, mientras esta británica paseaba a su perro, hizo algo heroico.

  1. "Lo que hace especialmente duro un suicidio es que nunca sabrás realmente cuál fue la razón que lo motivó"

"Al principio no sabía qué era", le dice a la BBC, relatando su vuelta a casa aquel día."Pero a medida que nos acercábamos, me di cuenta de que era una persona. Estaban llorando y gritando de forma histérica, hacía ruidos".

Un plan

Temía que el hombre pudiera ser agresivo, ya fuera verbal o físicamente, pero también supo que no podía ignorarlo y seguir caminando como si no hubiera visto nada.

"Tenía que tener un plan", recuerda. Lentamente, con su perro, se acercó y le preguntó al hombre "si estaba bien".

"No, no lo estoy", le respondió éste.

  1. Cuáles son las 5 fases del duelo y por qué no es algo que necesariamente tienes que dejar atrás

"Se veía que no estaba bien. Estaba enojado pero lloraba al mismo tiempo".

Fue entonces cuando Assor decidió ser valiente y acercarse más.

Logró convencerlo de que se sentara con ella en el pavimento: ella, el perro y el joven.

La experiencia de la ansiedad que había sufrido su hija le había enseñado lo que debía hacer. Empezó por preguntas básicas, para devolverlo un poco a la realidad y hacerlo conectar con el presente, alejándole de sus pensamientos.

  1. Qué hay detrás de la cifra récord de suicidios de niños y adolescentes en Japón

Así supo que se llamaba Tommy y que tenía 23 años.

Después de "10 o 15 minutos", Tommy comenzó a calmarse pero apenas hablaba con monosílabos.

Tags

Lo Último


Te recomendamos