BBC Mundo

“Cuando regreso a la base, me quito las botas de soldado y me pongo la bufanda de escritor”: Carlos Freyre, el militar peruano que se convirtió en novelista (y sigue siendo soldado)

Enfrentar guerrilleros y publicar una novela de amor. Salvarse de minas explosivas y firmar autógrafos. Volar en helicóptero y escribir un cómic. Freyre vive a la vez dos vidas que parecen opuestas.

Una mañana de 2006, el soldado Carlos Freyre finalmente llegó a El Dorado.

Así llamaban a una decena de cabañas empobrecidas esparcidas sobre un claro perdido en la espesura amazónica, muy cerca de donde se elevan los andes del norte peruano.

Todo el pueblo compartía un televisor, pero como no llegaba ninguna señal, se dedicaban a ver una y otra vez el mismo puñado de películas que uno de ellos trajo de su largo viaje a la ciudad más cercana.

  1. Una visita a la sorprendente biblioteca de Mario Vargas Llosa

"Nadie sabía nada de lo que pasaba en el resto del país, pero todos eran fans de Quentin Tarantino", cuenta Freyre.

Carlos Enrique Freyre es comandante del ejército peruano y escritor. O escritor y comandante.

Para vivir en un mundo de jerarquías rigurosas, Freyre no tiene claro el orden de sus dos grandes pasiones: Sigue escribiendo en los helicópteros cuando vuela hacia zonas de emergencia o bajo los rumores de la selva tras una jornada de búsqueda de columnas guerrilleras.

Uniformado y de pie en una sala del Cuartel General del Ejército Peruano, Freyre recibió a BBC Mundo para hablar de su reciente libro "La Guerra que hicieron para mí", y de esa aparente batalla entre sus dos vocaciones.

  1. Así les explica Perú a sus hijos "españoles" el escritor peruano Santiago Roncagliolo

La pluma y la espada

Escritor de ficción y a la vez militar, hay quienes hasta lo consideran antagónico.

Es verdad que escribo novelas, cuentos y guiones de cine, pero también ensayos y doctrinas. Finalmente, lo que soy es un intelectual. Y de eso sí hay bastante en el Ejército.

Lo que abunda es la literatura sobre los militares, aunque normalmente como denuncia o crítica, ¿Sientes que los autores suelen ser injustos con ustedes?

La literatura es crítica con la vida militar porque hay desconocimiento, y ante la oscuridad, la gente llena el vacío con sus temores. Antes, el ejército era también más hermético y eso sucedía en todo el mundo. Le tomabas foto a un cuartel y te agarraban del pescuezo. Hoy los militares están tendiendo más puentes.

Recuerdo la novela "La Ciudad y los perros", de Mario Vargas Llosa sobre su experiencia como cadete del ejército y la brutalidad del trato hacia ellos.

No creo que solo el ejército haya sido así. Era toda la sociedad. Las fuerzas armadas eran un reflejo de esa ciudad.

  1. El pedido de liberación para el líder de Sendero Luminoso tras el polémico indulto que recibió Alberto Fujimori

¿Y eres escritor por tu experiencia como militar o a pesar de tu experiencia como militar?

(ríe) Igual hubiera sido escritor, pero el ejército es fascinante. La verdad es que la vida militar te permite conocer a tus personajes y eso no le suele pasar al artista normalmente.

Pasas mucho tiempo destacado en zonas normalmente inaccesibles.

En Perú hay muchos países dentro de un país. Cada lugar tiene sus códigos, sus fantasmas y cuando vives en uno de esos lugares, los personajes se meten en tu piel. ¡Es un gran insumo para la literatura!


Mi guerra

Una decena de soldados se relajaba jugando futbol en la base del distrito andino de Llochegua, cuando uno de ellos se desplomó en pleno patio.

A la distancia, un francotirador le había acertado.

En "La Guerra que hicieron para mí", publicada por Editorial Planeta, los enemigos parecen siempre merodear a la espera de una oportunidad.

Sin embargo, no son autómatas sanguinarios.

"Siempre me interesó saber por qué peleaban los terroristas", señala Freyre a BBC Mundo.

Los guerrilleros de la novela padecen su humanidad: son contradictorios, débiles y hasta los más fanáticos están llenos de grietas por donde escurren sus conflictos.

"Muchos de ellos eran muy pobres y les ofrecieron poder. Pensaron que cualquier riesgo era mejor que mantener su situación", explica Freyre, quien conversó muchas veces con insurgentes arrepentidos.

Su novela pinta un fresco amplio sobre el conflicto interno peruano que entremezcla escenas, dramas y personajes de los últimos 30 años.

Desde las brutales masacres de la década de los 80, hasta épocas más recientes, cuando los movimientos guerrilleros se convirtieron en una excusa para el narcotráfico.

Como militar, Freyre fue testigo y por momentos protagonista de historias que gritaban ser contadas.

Tags

Lo Último


Te recomendamos