BBC Mundo

La vertiginosa conquista global del chile, la “feroz” especia que “quemaba la mandíbula por días”

Es un capítulo picante en la historia de la globalización. El viaje empezó con los europeos, no estaban muy convencidos con su intensidad, pero jugaron un papel clave en la diseminación de la especia. Pocos otros productos alimenticios han sido adoptados por tanta gente, en tantos lugares y tan rápidamente.

Fue descubierto por absoluta casualidad.

Cuando en 1492 Cristóbal Colón salió con sus carabelas del Puerto de Palos, en el suroeste de España, no sospechaba que se tropezaría con una especia que en muy pocos años se habría esparcido por el mundo.

Partió para encontrar condimentos, sí, su objetivo era descubrir una nueva ruta marítima a Asia que le permitiera a castellano-aragoneses seguir adquiriendo azafrán, pimienta, nuez moscada y otros productos.

Se habían vuelto muy costosos porque la fortaleza del Imperio Otomano dificultaba el paso a través de las rutas comerciales conocidas en la época.

Pero en el nuevo continente, Colón se encontraría con el desconocido chili, que se convertiría "probablemente en la primera planta que fue globalizada", según refiere Paul Bosland, director del Instituto Chile Pimiento de la Universidad de del Estado de Nuevo México, en Santa Fe, Estados Unidos, en la revista estadounidense Time.

Desbancaría entonces al "oro negro", como se referían algunos a la pimienta.

"El Capsicum annuum (una especie de chile) se domesticó cerca de la Sierra Madre Oriental de México, hace 5.800 o 6.500 años", publicó el escritor y etnobiólogo Gary Paul Nabhan en "Comino, camellos y caravanas: una odisea de las especias".

Tags

Lo Último


Te recomendamos