BBC Mundo

5 exquisiteces del mundo que probablemente no te atreverías a probar

Desde un queso llorón hasta el manjar de Suecia que fue declarado científicamente como el más plato más apestoso del mundo, hay delicias tradicionales de varias culturas que son un desafío hasta para los paladares más aventureros.

Está claro que entre gustos no hay disgustos. Pero, con todo respeto, hay unos gustos difíciles de tragar.

En muchos países hay delicias locales que quienes no provienen de la misma cultura jamás se aventurarían ni siquiera a probar.

A menudo es algo podrido. No te aterres, después de todo, el queso es un producto de la leche en descomposición, así como el vino es de la uva y la cerveza de la cebada.

Hasta los científicos hoy en día dicen que consumir alimentos fermentados es beneficioso pues mejora drásticamente el microbioma ya que introduce buenas bacterias a los intestinos.

  1. Por qué decidí donar mis heces a la ciencia
  2. La curiosa historia de cómo Bulgaria hizo popular el yogur en el mundo

Hay que aclarar que los científicos y los productores de alimentos distinguen entre la fermentación y la putrefacción; no son sinónimos.

Pero todos esos procesos implican la descomposición de las proteínas y, alguien del común, como este humilde servidor, percibe lo que le sirvieron como podrido. A veces muy podrido.

Probé las delicias que verán a continuación en diferentes ocasiones por primera y última vez en mi vida.

Nota: todas descripciones en el texto reflejan únicamente el gusto personal del autor y no pretenden ser una evaluación imparcial de los platos.


Un queso vivo y llorón

No hay muchas cosas más sorprendentes que el queso de Cerdeña llamado "casu marzu". Este queso es tan inusual que, según las normas europeas de higiene y protección de la salud pública, está prohibido producirlo.

Sin embargo, los vetos no hacen más que despertar la curiosidad y el apetito.

Inmediatamente después de entrar en vigor la prohibición, en Cerdeña se desarrolló un próspero un mercado negro de casu marzu, y los hipsters en toda Europa pagan buenas sumas de dinero para conseguir este manjar.

Pero, ¿qué tiene de peculiar este queso?, me preguntarás.

Empecemos por decir que producirlo no es tan difícil, comérselo es asunto aparte.

Tags

Lo Último


Te recomendamos