BBC Mundo

La vida secreta de una mujer guardaespaldas

Jacquie Davis, la primera mujer en trabajar como guardaespaldas en Reino Unido, habla de las operaciones de rescate de rehenes y vigilancia de incógnito en las que participó y explica qué cualidades hay que tener para estar en el negocio.

Jacquie Davis, quien dice haber sido la primera mujer en trabajar como guardaespaldas en Reino Unido, ha dado protección a familia real y famosos, rescatado a rehenes y llevado a cabo vigilancia secreta durante los 30 años que lleva en el sector.

Ahora, su vida ha inspirado un thriller en Netflix protagonizado por la actriz Noomi Rapace.

"Cuando llegué a la industria la actitud era muy de macho", dice Jacquie. "Siempre me ponían solo a cuidar a la mujer o a los niños, lo cual era irónico, ya que la mayoría de ellos eran padres ¡y yo no tenía hijos!".

  1. Yo fui guardaespaldas del "gurú del sexo" Osho

Tras unirse inicialmente a la policía, Jacquie decidió cambiarse a la seguridad privada en 1980, buscando más variedad.

"Yo quería hacer protección de cerca, quería hacer vigilancia e investigaciones", explica.

Durante su carrera, ha viajado por el mundo quedándose en hoteles de cinco o seis estrellas, pero dice que "tras 12 o 16 horas improvisando, no es glamuroso".

Además, tiene un coste sobre la vida privada. "Puede ser que no pases por casa durante ocho o diez semanas", dice.

  1. Macron y su guardaespaldas: cómo el escándalo de Alexandre Benalla puso contra las cuerdas al presidente de Francia

Jacquie también se especializa en los aspectos más peligrosos del negocio: la vigilancia y el rescate.

Una vez tuvo que pasar por mendiga en las calles de Irak, disfrazada con una burka, como parte de una misión para rescatar a unos trabajadores de la industria del petróleo.

Aunque el trabajo requiere evitar peligros a los clientes planeando con tiempo para sortear los riesgos potenciales, a veces la vida real puede ser tan dramática como cualquier guión de cine o televisión.

Tags

Lo Último


Te recomendamos