La vida secreta de una mujer guardaespaldas

Jacquie Davis, la primera mujer en trabajar como guardaespaldas en Reino Unido, habla de las operaciones de rescate de rehenes y vigilancia de incógnito en las que participó y explica qué cualidades hay que tener para estar en el negocio.

Por Tim Bowler - BBC News

Jacquie Davis, quien dice haber sido la primera mujer en trabajar como guardaespaldas en Reino Unido, ha dado protección a familia real y famosos, rescatado a rehenes y llevado a cabo vigilancia secreta durante los 30 años que lleva en el sector.

Ahora, su vida ha inspirado un thriller en Netflix protagonizado por la actriz Noomi Rapace.

"Cuando llegué a la industria la actitud era muy de macho", dice Jacquie. "Siempre me ponían solo a cuidar a la mujer o a los niños, lo cual era irónico, ya que la mayoría de ellos eran padres ¡y yo no tenía hijos!".

Tras unirse inicialmente a la policía, Jacquie decidió cambiarse a la seguridad privada en 1980, buscando más variedad.

"Yo quería hacer protección de cerca, quería hacer vigilancia e investigaciones", explica.

Durante su carrera, ha viajado por el mundo quedándose en hoteles de cinco o seis estrellas, pero dice que "tras 12 o 16 horas improvisando, no es glamuroso".

Además, tiene un coste sobre la vida privada. "Puede ser que no pases por casa durante ocho o diez semanas", dice.

Jacquie también se especializa en los aspectos más peligrosos del negocio: la vigilancia y el rescate.

Una vez tuvo que pasar por mendiga en las calles de Irak, disfrazada con una burka, como parte de una misión para rescatar a unos trabajadores de la industria del petróleo.

Aunque el trabajo requiere evitar peligros a los clientes planeando con tiempo para sortear los riesgos potenciales, a veces la vida real puede ser tan dramática como cualquier guión de cine o televisión.

10331855716121305lowresbodyguard-f41dca9a7163c62fdc399f169375f252.jpg

"Nos estaba persiguiendo el ejército pakistaní y entramos en Cachemira", le contó al programa "Business Daily" de la BBC.

"Los rebeldes cachemiros estaban disparando al ejército pakistaní y nos vimos atrapados en el fuego cruzado".

Ella y su equipo estaban en una misión de rescate secreta para liberar a una mujer británica de 23 años a la que habían engañado para ir a Pakistán con su marido, con el que se había casado hacía poco.

Pero acabó siendo encarcelada, aunque logró enviar un mensaje a su madre explicándole que la tenían como rehén y pidiendo ayuda. Su madre contactó entonces a Jacquie.

Una noche, Jacquie irrumpió en la residencia donde estaba la mujer encerrada, esposada a un marco de cama de hierro. "Dijo que estaba embarazada de tres meses y la estaban violando, golpeando y no le daban de comer. Le dije: 'Volveremos y te sacaremos de aquí".

Pero de pronto recibieron una llamada telefónica avisando de que su coartada se había descubierto. "Benazir Bhutto [ex primera ministra de Pakistán], con la que yo había trabajado antes, me había reconocido y pensó que sabía por qué estaba yo allí: para rescatar a alguien", dice Jacquie.

Esto significaba que tenían que repensar sus planes y actuar rápido.

"Tuvimos que entrar en la casa pagando al taxista para que embistiera las puertas", explica. Lograron liberar a la mujer y se dirigieron a India perseguidos por el ejército pakistaní lo más rápido que podían en un vehículo, y luego caminaron a través de las montañas.

103434562closewhitakermedialtd-9430f9c19742db9fcfad260aa7a9c647.jpg

"Estábamos entrenados y bastante en forma, pero yo tenían a una mujer embarazada quien había sido golpeada, privada de alimentos y llevaba unas sandalias en los pies. Para mi ella fue la verdadera heroína".

Finalmente lograron evitar los disparos en Cachemira y llevar a la mujer de vuelta a casa.

Crecimiento

Jacquie dice que ha habido dos grandes cambios en las tres décadas que lleva en la industria.

Ahora hay más mujeres, aunque siguen siendo solo uno de cada tres guardaespaldas en Reino Unido.

El negocio también tiene una importancia mucho mayor. "Debido al terrorismo, la seguridad está ahora en la cabeza de la gente", dice.

Esta inestabilidad política, sumada a un aumento de los super ricos en Medio Oriente, China y otros lugares, ha provocado un crecimiento del sector en los últimos años.

Los datos de la Confederación Europea de Servicios de Seguridad muestran que solo en Reino Unido hay 230.000 personas empleadas en el sector, mientras que en el conjunto de la Unión Europea son 1,9 millones en un total de 44.000 empresas de seguridad.

Aunque solo una pequeña parte trabaja como guardaespaldas.

103317909gettyimages675843454-b9c921df8d59a9ecda019ec551b1eca8.jpg

En Reino Unido, la Autoridad del Sector de la Seguridad (SIA, por sus siglas en inglés), es el organismo responsable de otorgar las licencias personales y de las regulaciones de la seguridad privada. Todos los nuevos en el sector tienen que hacer antes un curso de entrenamiento.

Lo cual está bien, dice Jacquie, aunque cree que "nunca vas a salir de un curso y ser guardaespaldas o un operativo de protección cercana inmediatamente".

Cualquiera que trabaje en protección personal necesita recordar que no es amigo de sus clientes. "Tienes que mantener esa ligera distancia para poder estar ahí si te necesitan o apartarte cuando no te necesitan", afirma.

Jacquie es ahora la inspiración de una próxima película de Netflix, "Close". La película de acción protagonizada por Noomi Rapace, en la que ella participó como consultora, se inspira en su vida como guardaespaldas.

La directora Vicky Jewson explicó que trabajar con Jacquie "nos permitió aportar autenticidad a las escenas de acción, lo cual era muy importante para mí".

103317907gettyimages1025577080-c282541779592777d7a9c5b4b40faed4.jpg

A pesar del estereotipo de hombres corpulentos de lentes oscuros, la esencia de un guardaespaldas es el cerebro, no la fuerza, insiste Jacquie.

Los reclutas tienen que adquirir habilidades más suaves para poder trabajar con los clientes. Por ejemplo, qué cuchillo y tenedor hay que usar en un restaurante con estrellas Michelin o cómo tomar el té de la tarde en el hotel Ritz pasando desapercibido.

También hay que estar al día con la actualidad, recomienda ella. "Tienes que poder hablar sobre el Nasdaq, no de telerrealidad".

No resta importancia a los riesgos personales que a veces hay, pero dice que no hay que preocuparse mientras se hace el trabajo.

"Haces el trabajo para el que estás entrenada. Cuando terminas es cuando piensas: 'Oh, ¡qué acabo de hacer!".


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

©
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo