BBC Mundo

El curioso hallazgo de la primera humana fruto del encuentro sexual entre dos especies distintas: una neandertal y un denisovano

Investigaciones genéticas ofrecen una nueva perspectiva sobre las relaciones entre diferentes especies humanas hace 50.000 años.

Hace mucho tiempo, dos humanos de diferentes especies se conocieron en una cueva en Rusia.

Y cerca de 50,000 años después, un grupo de científicos descubrió a la hija que tuvieron juntos.

Por medio del ADN extraído de los fragmentos de hueso hallados en la cueva, se logró determinar que la niña era hija de una madre neandertal y un padre denisovano.

  1. Quiénes eran los misteriosos homínidos de Denisova y por qué importan sus encuentros sexuales con los humanos modernos

El hallazgo, publicado en la revista Nature, ofrece una nueva perspectiva sobre las vidas de nuestros parientes humanos más cercanos.

Los neandertales y los denisovanos eran humanos como nosotros, pero pertenecían a distintas especies.

"Sabíamos de estudios anteriores que los neandertales y los denisovanos debieron tener hijos en ocasiones", dijo Viviane Slon, investigadora del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva (MPI-EVA) de Leipzig, en Alemania.

"Pero nunca imaginé que seríamos tan afortunados como para encontrar a un descendiente de ambos grupos".

¿Todos somos parte neandertal?

En la actualidad, los humanos que no son africanos tienen en su ADN una pequeña porción que proviene de los neandertales.

Algunas otras poblaciones no africanas, dependiendo de en dónde viven, también tienen en su ADN una fracción que proviene de un grupo originario de Asia conocido como denisovanos.

Tags

Lo Último


Te recomendamos