BBC Mundo

Crisis migratoria de Venezuela: los brasileños que “adoptan” a venezolanos para ayudarles a iniciar una nueva vida

La noticia del ataque de brasileños a venezolanos en Pacaraima le dio la vuelta el mundo. Pero también hay muchos voluntarios de diferentes partes de Brasil ayudan a venezolanos que huyen de la crisis a iniciar una nueva vida en el gigante sudamericano.

Hasta hace poco, Héctor Antuare, un venezolano de 45 años, no hubiese podido ubicar el municipio brasileño de Indaiatuba en el mapa.

"Nunca había oído hablar de él", cuenta.

Pero, el año pasado, salió de su ciudad, Anaco, en el estado venezolano de Anzoátegui, y con ayuda de una brasileña fue a parar al interior del Estado de São Paulo, lugar que hoy es su casa y desde donde espera poder cambiar el destino de la familia que dejó atrás.

  1. Venezuela: 3 gráficos que muestran la enorme dimensión del éxodo en los últimos años por culpa de la crisis

Lejos de ser un sueño, para Antuare Brasil era una apuesta a ciegas: el hambre se sentó a su mesa en Venezuela y, de repente, se vio desesperado.

"Tenía dos opciones: Colombia o Brasil, pero había leído malas noticias sobre Colombia", recuerda.

Así que cogió un autobús para Pacaraima, en el Estado de Roraima, donde un grupo de brasileños atacó el pasado fin de semana un campamento de inmigrantes y refugiados venezolanos, destruyendo sus pertenencias y expulsándolos de la ciudad.

  1. "Un volcán que entró en erupción": cómo es la vida en Pacaraima en medio de la crisis de inmigración que llega de Venezuela
  2. "Nadie está aquí porque quiera invadir otro país": la tensión en Pacaraima, la ciudad de Brasil donde atacaron a migrantes venezolanos

"Las amigas del bien"

La experiencia de Antuare con los brasileños fue mucho mejor que la de sus compatriotas atacados: conoció a Joyce Simões, que acabó convirtiéndose en una especie de madrina.

Ella lo llevó a Indaiatuba, le paga el alquiler de la casa y hasta le consiguió un empleo:.

Ya no es mecánico de perforación de petróleo, como en Venezuela, sino que ahora lava platos en un restaurante. Algo que le parece estupendo, después de todo lo vivido en los últimos tiempos.

Y Antuare no es el único que recibe la ayuda de Simões. En la casa de cuatro habitaciones en la que vive, también hay otros tres venezolanos. Todos son asistidos por un grupo de vecinas de Indaiatuba que se hacen llamar a sí mismas "Las amigas del bien" y se organizan a través de WhatsApp.

Tags

Lo Último


Te recomendamos