BBC Mundo

Carl Gauss, el matemático que creó una de las herramientas más poderosas de la ciencia para hallar un planeta perdido (y esa fue apenas una de sus genialidades)

Su método se usa desde para resolver crímenes hasta poner a prueba medicinas y tomar decisiones políticas. Es el alma de la estadística y la base de la medicina moderna. Y, ese no es su más grandioso logro, sólo el que ha impactado más áreas.

En el día de Año Nuevo, 1801, un 8º planeta fue detectado orbitando alrededor del Sol entre Marte y Júpiter. Lo nombraron Ceres y su descubrimiento fue considerado como un gran presagio para el futuro de la ciencia en ese siglo XIX que apenas empezaba.

Pero la emoción se tornó en desesperación unas semanas más tarde, cuando el pequeño planeta se perdió entre una plétora de estrellas. Los astrónomos no tenían idea de dónde se había ido.

Días después, sin embargo, un alemán de 24 años natural de Brunswick, anunció que sabía dónde encontrar el planeta extraviado y les indicó a los astrónomos hacia qué lugar del cielo nocturno apuntar sus telescopios.

Como por arte de magia, Ceres reapareció.

De la noche a la mañana, Johann Carl Friedrich Gauß se convirtió en una celebridad de la ciencia.

La magia de las matemáticas

Por supuesto, su gran acto de predicción astronómica no fue un acto de magia. Fue un acto de matemáticas.

A finales del siglo XVIII ya se predijo la existencia de un planeta en esa vecindad; los astrónomos lo buscaron y lo encontraron, pero por casualidad.

Gauss utilizó el análisis matemático para averiguar qué camino tomaría el cuerpo celeste a continuación.

Tags

Lo Último


Te recomendamos