BBC Mundo

¿Pueden las drogas psicodélicas como el LSD ayudar a tratar la depresión?

Varios estudios concluyeron que las sustancias psicodélicas podrían se útiles para tratar enfermedades mentales como la depresión, la adicción o el trastorno de estrés postraumático. Te contamos por qué durante décadas se detuvo su investigación y cuales son los riesgos y potenciales beneficios de estas sustancias.

Si piensas en setas mágicas o en LSD, lo más probable es que no te venga a la cabeza un grupo de científicos trabajando.

Las drogas psicodélicas suelen estar más asociadas a los hippies y a la contracultura de los años 60 que a científicos de bata blanca haciendo ensayos clínicos.

Pero eso pronto podría cambiar: cada vez más investigadores están estudiando cómo estas sustancias que alteran nuestra mente pueden tener también potencial para curarla.

  1. La insólita historia tras el descubrimiento del LSD y qué tiene que ver con el día de la bicicleta

Varios estudios han hallado que las sustancias psicodélicas podrían ser útiles para tratar enfermedades mentales como la depresión, la adicción o el trastorno de estrés postraumático en casos en los que otros tratamientos han fracasado.

Ahora, un grupo de investigadores británicos planea iniciar la mayor investigación hasta ahora en este campo con el fin de analizar si alguna de las drogas alucinógenas podría ser más eficaz que un fármaco de referencia para el tratamiento de la depresión.

"Potencial revolucionario"

Los científicos de la universidad Imperial College de Londres compararán la eficacia de la psilocibina, un compuesto psicoactivo presente en setas alucinógenas, con el de un fármaco antidepresivo a base de escitalopram, perteneciente al grupo de los inhibidores de la recaptación de serotonina.

"Los psicodélicos tienen un potencial revolucionario y eso no es una exageración", dice el doctor Robin Carhart-Harris, que liderará el estudio.

Pero esta no es la primera vez que los científicos se han entusiasmado con estas sustancias que alteran la mente.

Durante la década de los 50 y 60, se creía que las drogas psicodélicas tenían un potencial prometedor para tratar muchos trastornos mentales y se hicieron más de mil estudios.

Pero las sustancias se volvieron rápidamente muy controvertidas.

Tags

Lo Último


Te recomendamos