BBC Mundo

El “playboy” africano que usando “magia negra” se quedó con US$242 millones

El empresario africano Foutanga Babani Sissoko llevó a cabo uno de los engaños más audaces de todos los tiempos y no pasó ni un día en la cárcel por ello. ¿Cómo fue posible? Te lo contamos.

En agosto de 1995 un hombre llamado Foutanga Babani Sissoko entró a la oficina central del Banco Islámico de Dubái (DIB), en la capital del emirato con el mismo nombre, y solicitó un préstamo para comprar un auto.

El gerente, Mohammed Ayoub, aceptó y Sissoko lo invitó a cenar a su casa.

Ese fue el preludio de uno de los engaños más audaces de todos los tiempos.

Durante la cena, Sissoko sorprendió al gerente del banco asegurándole que tenía poderes mágicos y que con ellos podía duplicar cualquier suma de dinero.

La magia negra está condenada por el islam, aunque mucha gente cree en ella, y Ayoub cayó en el engaño del misterioso empresario originario de una aldea remota en Malí.

  1. "Una gigantesca estafa está por explotar en la cara de muchísimas personas" advierte el "lobo de Wall Street"

En el próximo encuentro, Ayoub llegó a la casa de Sissoko con el dinero.

Fue entonces cuando un hombre salió de una habitación diciendo que un espíritu acababa de atacarlo. Y le advirtió a Ayoub que no enojara al espíritu, porque su dinero no se duplicaría.

Ante eso, el banquero dejó su efectivo en la sala de magia y esperó.

El hombre dijo que vio luces, humo y que escuchó las voces de los espíritus. Luego hubo silencio.

El dinero se había duplicado. Y Ayoub estaba fascinado.

El comienzo del robo

Tags

Lo Último


Te recomendamos