BBC Mundo

La sorprendente razón por la que hay rocas gigantescas en la cima de algunos acantilados

Se creía que las piedras de más de 200 toneladas podían cambiar de ubicación si eran empujadas por un tsunami. Pero no hace falta que se produzca para que ocurra, explica un nuevo estudio, que halló otra causa que explica su desplazamiento.

¿Alguna vez haz visto una roca gigantesca en la cima de un acantilado o en medio de la playa?

Científicos atribuían a la poderosa fuerza de un tsunami la forma peculiar de este paisaje que se ve solo en algunos sitios.

Y es que se estimaba que únicamente un tsunami tenía la energía necesaria para empujar peñascos de gran tamaño ya que las olas, por más monstruosas que fueren, solo podían solo un objeto de hasta 200 toneladas.

  1. Las terroríficas olas de 20 metros de alto que son más comunes de lo que se piensa

Ahora, un equipo de investigadores del William College en Massachusetts, Estdos Unidos, descubrió que no es necesario que se produzca un tsunami para que una roca inmensa se traslade de un sitio a otro.

De acuerdo al estudio, liderado por Rónadh Cox y publicado en la revista Earth-Science Reviews, las olas gigantes —también llamadas vagabundas— pueden transportar hasta 620 toneladas de peso.

Esto significa que el impacto de las grandes olas que generan las tormentas puede ser más poderoso y peligroso de lo que se pensaba.

Antes y después

Cox y su equipo analizaron el movimiento de una serie de rocas en la costa oeste de Irlanda durante el inverno de 2013 y 2014.

Fotos tomadas antes y después de varias tormentas que castigaron en ese período la costa atlántica de la isla revelaron que uno de estos pedruscos, de 620 toneladas, se había desplazado 2,5 metros.

 Costa oeste de Irlanda.
Los investigadores tomaron fotos y mediciones en la costa oeste de Irlanda durante el invierno de 2013/2014. Foto: Rónadh Cox et al.

Tags

Lo Último


Te recomendamos