BBC Mundo

Fin del TPS en Estados Unidos: “Con el aumento de deportados a El Salvador es lógico pensar que el fenómeno de las pandillas va a crecer aún más”

José Miguel Cruz, experto en pandillas centroamericanas, cree que la decisión de Donald Trump de acabar con el Estatus de Protección Temporal, por el cual 200.000 salvadoreños residen legalmente en el país, alimentará al monstruo de las maras, no solo en El Salvador, también en Estados Unidos.

"Echar gasolina al fuego".

Para eso servirá la última decisión de Donald Trump en materia migratoria: acabar con el Estatus de Protección Temporal (TPS, por su sigla en inglés), un amparo mediante el cual desde 2001 cerca de 200.000 inmigrantes de El Salvador tienen permitido residir y trabajar legalmente en Estados Unidos.

Así lo dice José Miguel Cruz, el director de investigaciones del Centro de Estudios Latinoamericanos y del Caribe (LACC) de la Universidad Internacional de Florida, en EE.UU.

Según el también director del Instituto de Opinión Pública de la Universidad Centroamericana (UCA) de El Salvador, el fin de este mecanismo no hará más que "profundizar la crisis" de un país sumido ya en la emergencia social, "haciendo su resolución mucho más improbable y, en cualquier caso, más lejana".

  1. "Es como que me corten las manos": el impacto de la decisión de Trump de poner fin al programa que protege de la deportación a 200.000 salvadoreños

Y cree que se puede hacer un paralelismo con el inicio de los 90, cuando EE.UU. inició una política de deportaciones que provocó que miles de salvadoreños, convertidos en pandilleros en Los Ángeles y otras ciudades, regresaran al país del que habían escapado durante la guerra.

Aquello abonó el terreno del que nacería el monstruo que aterroriza hoy a la región.

Y de la misma manera, Cruz, un experto en pandillas centroamericanas, considera que las posibles deportaciones masivas tras el fin del TPS harán crecer aún más el fenómeno. Y no solo en El Salvador. También en Estados Unidos.

 Pandilleros del Barrio 18 en la cárcel de Cojutepeque, 30 kilómetros al este de San Salvador, el 24 de julio de 2012.
Para el experto en pandillas, el fin del TPS fortalecerá a estos grupos tanto en El Salvador como en EE.UU.

Tags

Lo Último


Te recomendamos