La dulcamara traspasa fronteras

Los suplementos alimenticios ecuatorianos ganan espacio en el mercado internacional. Uno de ellos es el elaborado en base a la planta de dulcamara (Kalanchoe gastonis bonnierí).

Por Eva Acosta

Sebastián Arcentales creó la microempresa Dulcamare hace 17 años.  Lo hizo para ayudar a su esposa que sufría de cáncer. Encontró en esta planta el remedio perfecto para sus dolencias.

“Tenemos 18 años trabajando con la planta de la vida a la que llamamos Dulcamare, ayudando a la gente a sanarse, estos dos últimos años hemos estado a nivel internacional a raíz del virus del sika que hizo visibles a los niños con parálisis cerebral y microcefalia”, Aseguró Arcentales.

Otro de los extractos que elaboró se llama Panacea, lo hizo para ayudar a los niños con síndrome de down, autismo y otros problemas neuronales. “Mejora el sistema nervioso, la medula ósea y los niños empiezan a caminar y hablar. Esto lo hemos logrado en Estados Unidos, Honduras, México, Guatemala, El Salvador, Panamá, Colombia, Perú, Bolivia, Chile, Argentina, Paraguay, Uruguay, Brasil, Venezuela, España, Dinamarca, Suiza, Francia y Turquía”, aseguró.

“Yo mismo cultivo todas las plantas medicinales de manera orgánica. Cuando hay plagas usamos una mezcla de vinagre blanco, con hojas de almendra, ají, ajo, o chochos para los micronutrientes”, explicó Sídney.

Además de estos productos también tiene Dulcagesic, un gel analgésico para las inflamaciones del nervio ciático, esguinces, golpes, lesiones, entre otras afecciones. Dulcavit que sirve a las personas que tienen diabetes, insuficiencia renal, hipertensión arterial. Gel tonificante que quita la artrosis y crea una película antiprotectora.
Después llegó la línea de los nutracéuticos o comestibles donde destaca el Pangea Plus y el Panace Forte. Ahora también cuenta con una línea corporal, capilar y facial. La marca cuenta con más de 60 ítems.

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo