logo
Actualidad
Actualidad 07/05/2017

Adultos mayores de Naranjal fortalecen aptitudes psicomotrices

La iniciativa es ejecutada por la Dirección de Equidad Social y Género, de la Prefectura del Guayas. Ha sido impartida también en la parroquia Jesús María, visitará otras zonas rurales de la provincia del Guayas.

Continuando con las iniciativas que promueven la participación de grupos de atención prioritaria en la provincia del Guayas, la Dirección de Equidad Social y Género imparte talleres de macramé a adultos mayores del cantón Naranjal.

Alrededor de 20 adultos mayores, de la parroquia rural Taura, aprendieron a tejer pulseras de hilo. La actividad, que cuenta con el apoyo de la viceprefecta Mónica Becerra, fue coordinada también con la presidenta de la junta parroquial, Lorena Rosado.

Las clases, que se dictan cada miércoles y viernes durante una hora y media, tienen como objetivo fortalecer la motricidad de los adultos mayores.

 

“A partir de los 65 años, las personas de la juventud prolongada necesitan mejorar ciertas destrezas, habilidades y aptitudes; tanto de la parte visual, auditiva y táctil. Lo que buscamos además con estos talleres, son espacios alternativos del tiempo libre para que los adultos mayores compartan con más personas de su edad y a su vez, puedan transferir esa experiencia a otros miembros de su familia”, explicó la Viceprefecta.

La encargada del Centro Gerontológico de Espacios Alternativos Buen Vivir I, Daniela Meza, calificó como una “muy buena idea de parte de nuestra Viceprefecta, ya que toma en cuenta a los adultos mayores con este tipo de proyectos para desarrollar la psicomotricidad fina, al trabajar con hilo encerado y pasar chaquiras por él”.

“Me parece una actividad muy bonita, a pesar de que hay que hacerlo con mucha paciencia; en mi caso estoy volviendo a aprender porque yo sabía hacer pulseras cuando era joven, pero a mis 76 años ya me he olvidado. También, me desestreso y comparto con mis compañeros, nos reímos un poco”, comentó Sixto Eleno Flores, quien se trasladó desde el recinto Jagüito para asistir a la clase.

Mientras que, Lorenzo Benítez, de 79 años, señaló que “estoy aprendiendo algo nuevo. Aquí, las profesoras nos enseñan pintura, pero esto es algo diferente y entretenido”.

En el Centro Gerontológico de Espacios Alternativos Buen Vivir I, los adultos mayores realizan manualidades, actividades cognitivas, recreativas, cantos y alabanzas, gerontogimnasia y ejercicios de psicomotricidad.

En el curso, que tendrá un mes de duración, los alumnos no solo aprenderán técnicas como el nudo plano y franciscano, también recibirán clases de decoración de botellas con material reciclado.